Vaticano

Schoenstatt afirma que suspender la beatificación de su fundador contribuirá a conocerle mejor

El obispo de Tréveris (Alemania) promueve nuevas y libres investigaciones sobre un caso de abusos del P. Kentenich

P. Kentenich.
photo_camera P. Kentenich.

El proceso de beatificación del P. José Kentenich, fundador del Movimiento Apostólico Internacional Schoenstatt, ha quedado suspendido. "El Obispo Dr. Stephan Ackermann de Tréveris (Alemania) no proseguirá activamente el proceso; en lugar de ello promueve nuevas y libres investigaciones", se explica desde el movimiento. 

El trasfondo de esa decisión del obispo son las acusaciones de abuso contra el P. Kentenich que se hicieron públicas en 2020. Pero, según Schoenstatt, se vio con claridad que los puntos de vista sustentados hasta ahora eran insuficientes. 

“Los debates de los últimos dos años han señalado que es necesaria una investigación más profunda de la persona y obra de José Kentenich”, según el Obispo Ackermann. “Por eso  vería con mucho agrado que en los próximos años se haga la investigación correspondiente”, ha afirmado. 

Segunda comisión de historiadores 

Ante esta situación, en julio de 2020 el Obispo Ackermann había expresado que quería  convocar una segunda comisión de historiadores, en conformidad con la Instrucción Sanctorum Mater que reglamenta los procesos de beatificación. 

"En diálogo con peritos de diversas disciplinas sobre el procedimiento adecuado a seguir, y  sobre la base de las experiencias de la última década en el campo del esclarecimiento y  revisión de los abusos en sus diferentes formas, se detectaron dos necesidades que  contemplar: desde puntos de vista de contenidos sólo se puede lograr un panorama completo si junto con la historiografía se incluye también la psicología y la pedagogía. En este proceso es indispensable que el abordaje científico de las cuestiones por aclarar se realice libremente,  es decir, de manera independiente y transparente. Esto no puede ser hecho así por una mera comisión de historiadores según establece la Instrucción romana", explica el movimiento. 

Según un comunicado, Schoenstatt aprovechará la suspensión del proceso de beatificación para una nueva e intensa elaboración de los contextos históricos.

Denuncia 

Sobre el fundador de Schoenstatt pesa una denuncia de un ciudadano norteamericano que en los años 90 acusó a Kentenich de haber abusado sexualmente de él durante 1958 a 1962, sin que hubiera ningún resultado concluyente, sino que se sugiere evaluar la cuestión en contexto con otros aspectos que quedan por aclarar. 

La decisión del Obispo Ackermann fue consultada con la Congregación para las Causas de los Santos y comunicada a la Presidencia General de la Obra Internacional de Schoenstatt.  “Soy consciente de que la suspensión del proceso de beatificación es un paso doloroso para la  Familia de Schoenstatt”, dijo el Obispo de Tréveris. Pero con ello no se menoscaba de  ninguna manera la importancia de la variada acción de Schoenstatt en todo el mundo. 

Nuevo impulso 

Según Schoenstatt, la decisión del Obispo es "para nosotros, como schoenstattianos, un impulso. La nueva investigación de los contextos puede contribuir a comprender mejor al fundador de Schoenstatt, también en cuanto personalidad que, consciente de su misión para la Iglesia, puede suscitar y soportar resistencias. Nuestra aspiración a una vida auténticamente cristiana, adecuada a este tiempo y capaz de colaborar en la plasmación de la Iglesia y de la sociedad, es el mejor camino para mantener vivo al P. Kentenich y su importancia para la actualidad". 

Por último, en una carta escrita a la familia de Schoenstatt, por el P. Juan Pablo Catoggio Presidente de la Presidencia Internacional de la Obra de Schoenstatt afirma que asumen la nueva situación "como una oportunidad y un reto para investigar y dar a conocer la verdad histórica en profundidad, con seriedad y en libertad". 

"Por mucho que nos duele esta noticia -continúa- creemos firmemente que Dios siempre nos guía, también a través de las dificultades. Esto vale para las numerosas cuestiones del mundo y de la sociedad. Esto también vale para la Iglesia y para Schoenstatt en tiempos turbulentos y desafiantes. Se nos invita a buscar juntos lo que Dios quiere decirnos y cómo debemos responder". 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable