Vaticano

Religiosos opinan que la nueva carta del Papa ‘Authenticum Charismatis’ pone “orden en los nuevos carismas”

Los obispos necesitarán una "licencia escrita" del Vaticano para aprobar una nueva comunidad de vida religiosa

Religiosos de vida contemplativa de la diócesis de Orihuela-Alicante.
photo_camera Religiosos de vida contemplativa de la diócesis de Orihuela-Alicante.

El Papa Francisco hizo pública ayer su carta apostólica en forma de "Motu Proprio" titulada "Authenticum Charismatis" que hace referencia a la fundación de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica por parte de los obispos diocesanos. Con esta carta, se modifica el canon 579 del Código de Derecho Canónico.

Hasta ahora, los obispos diocesanos podían erigir Institutos de Vida Religiosa sin licencia de la Santa Sede. Pues bien, con esta carta, ahora sí que necesitarán una "licencia escrita" del Vaticano para aprobar una nueva comunidad de vida religiosa. 

Fiabilidad de los carismas

"El discernimiento sobre la eclesialidad y la fiabilidad de los carismas es una responsabilidad eclesial de los Pastores de las Iglesias particulares", pero "es responsabilidad de la Sede Apostólica acompañar a los Pastores en el proceso de discernimiento que conduce al reconocimiento eclesial de un nuevo Instituto o de una nueva Sociedad de derecho diocesano", dice el Papa en su carta. 

"Los nuevos Institutos de Vida Consagrada y las nuevas Sociedades de Vida Apostólica, por lo tanto, deben ser reconocidos oficialmente por la Sede Apostólica, que es la única a la que compete el juicio definitivo", señala el Papa en "Authenticum Charismatis". 

No se recorta la autoridad de los obispos 

Miguel Campo, SJ, asesor jurídico de la Conferencia Española de Religiosos (Confer) explica a Religión Confidencial: "Se trata de una medida del Santo Padre que argumenta la sinodalidad de la Iglesia. La decisión de un obispo tiene efectos en la Iglesia universal. Con esta disposición del Papa, no se recorta la autoridad y la autonomía de los obispos, sino que se le acompaña desde el Vaticano". 

Campo recuerda que en algunas otras acciones diocesanas, como por ejemplo, la venta de un edificio millonario, los obispos necesitan la licencia de la Santa Sede para proceder a esa operación. 

"El Vaticano tiene mejor información y conocimiento de la Iglesia Universal y por esta razón, debe ayudar a los obispos en el discernimiento de los nuevos carismas", explica. 

Una carta positiva y necesaria 

Por su parte, Jesús Miguel Zamora secretario general de Confer, considera que esta carta del Santo Padre es positiva y necesaria para "discernir y valorar la originalidad de los nuevos carismas", además de "poner orden", a las nuevas fundaciones, expone a RC. 

Y pone un ejemplo: "En América Latina están proliferando Institutos de Vida Consagrada aprobados por los obispos que se están expandiendo por todo el mundo. Cualquier religioso de dichos institutos puede ir a otro país, enviado por su fundador, para evangelizar y aumentar la labor. El obispo diocesano podrá aceptar o no a los religiosos de dicho instituto, pero la aprobación del mismo ya está reconocida por el obispo de la primera diócesis. Ahora, con esta carta del Papa, las nuevas instituciones religiosas no se podrán saltar la licencia vaticana". 

En España hay más de 400 Institutos de Vida Consagrada, muchos de ellos integrados por religiosos mayores. Algunas casas de religiosos se ven abocadas al cierre o se disuelve la institución. En otros países, nacen nuevas formas de vida consagrada aprobadas por los obispos que, a partir de ahora, deberán contar con el "sello" de la Santa Sede. 

 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?