Vaticano

Primera jornada del Sínodo de la Amazonia: el papel de la mujer y la ordenación de casados

Los padres sinodales estudiarán la ordenación de personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas por su comunidad, aunque tengan una familia constituida

Rueda de Prensa Sínodo Amazonía.
photo_cameraRueda de Prensa Sínodo Amazonía.

Ayer arrancó el Sínodo para la Amazonia que se celebra en el Vaticano hasta el 27 de octubre. En la primera rueda de prensa estuvieron presentes Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, O.P., obispo titular de Izirzada y Vicario Apostólico de Puerto Maldonado, Mons. Emmanuel Lafont, obispo de Cayenne, la hermana Alba Teresa Cediel Castillo, misionera de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena, el Dr. Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede y el padre Giacomo Costa, S.I. Secretario de la Comisión para la información.

El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede señaló que todos los días se difundirá un comunicado tras los debates con el "máximo de fidelidad y de transparencia” con el fin de evitar "un sínodo “dentro” y otro “fuera”. 

Mons. Martínez de Aguirre, vicario Apostólico de Puerto Maldonado afirmó que uno de los objetivos de este Sínodo es hacerse eco de las realidades de los pueblos amazónicos, ya que ellos mismos han pedido a la Iglesia que “camine con ellos”:  Por esta razón, el Papa ha sido capaz de traer la Amazonia "al corazón de la Iglesia y ponerla a la atención de todo el planeta”. 

La mujer en el proceso sinodal 

Por su parte, la hermana Alba Teresa Cediel Castillo, de las misioneras de María Inmaculada, una Congregación fundada en 1914 en medio de la selva, habló de la historia de su institución dedicada al servicio de los pueblos indígenas. .

“Estamos en seis países donde la situación de la mujer es muy triste, ya sea por las grandes distancias geográficas, como porque la mujer es quien debe asumir diversas problemáticas relativas a las migraciones, al narcotráfico, a la guerrilla...”.

La religiosa señaló que ellas tienen grandes expectativas por este sínodo: “La esperanza es poder caminar en sinodalidad con los obispos, sacerdotes y con los pueblos originarios”. Respondiendo a una pregunta sobre si está satisfecha del modo en que fueron incluidas las mujeres en el proceso sinodal, y si considera suficiente la participación de las mismas, la religiosa retomó las palabras del Pontífice sobre el Instrumento de trabajo: “El documento será mártir para surgir otro donde todos y todas podamos surgir”. “Nuestra participación es poco a poco”, precisó, y señaló que la presencia de la mujer en la selva de la amazónica “es muy grande”: hay pocos sacerdotes, mientras que las religiosas tienen una presencia constante.

Estamos presentes en cada lugar y hacemos lo que puede hacer la mujer- dijo la hermana Alba - : acompañamos a los indígenas. Cuando los sacerdotes no pueden estar presente, nosotras bautizamos. Si alguien se quiere casar, nosotras hacemos presencia y somos testigos del amor y de esa pareja. "Nos ha tocado escuchar en confesión, pero no hemos dado la absolución", afirmó la religiosa. "En nuestro corazón hemos dicho con humildad" que "creemos que Dios Padre actúa allí en los momentos delicados". “No sólo nosotras – aclaró - sino muchas congregaciones religiosas”. “¿La participación de la mujer debe ser más grande en la vida eclesial? Creo que sí”, respondió. Pero esta participación debe darse “poco a poco”, en un ámbito de diálogo y “sin presionar”

Ordenación de personas ancianas

En relación al tema de la ordenación de los Viri probati, la propuesta que contempla la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana, el Prefecto Paolo Ruffini retomó las palabras del Cardenal Hummes, señalando que el instrumento afronta este tema que de la exigencia del pueblo amazónico de recibir el Sacramento.

“Es un sínodo que ha apenas comenzado, es un proceso que no sabemos a dónde llevará, no escuchar sería equivocado”. En la conferencia de prensa de presentación del Sínodo, - continuó - se habló de la exigencia de recibir los sacramentos, y una solución es la de los viri probati. “Dejemos que el Sínodo haga su reflexión, discernimiento, oración y que confíe la reflexión al Papa”. “Este es el procedimiento sinodal”.

“Si de algo se trata este sínodo –expresó Mons. David Martínez Costa- es que como Iglesia asumamos nuestros retos y demos respuestas”.

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes