Vaticano

El Papa Francisco propone tres caminos para construir una paz duradera en la 55ª Jornada Mundial de la Paz

Las tres vías que menciona el Santo Padre son: el diálogo entre generaciones, la educación y el trabajo

Papa Francisco.
photo_camera El Papa Francisco durante el encuentro.

El Papa Francisco propone, en la quincuagésimo quinta Jornada Mundial de la Paz, tres caminos para construir una paz duradera: el diálogo entre generaciones, la educación y el trabajo. 

En su mensaje, el Santo Padre ha hecho un llamamiento a los gobernantes, pastores, animadores de comunidades eclesiales y hombres y mujeres de buena voluntad “para que sigamos avanzando juntos con valentía y creatividad por estos tres caminos: el diálogo entre las generaciones, la educación y el trabajo. Que sean cada vez más numerosos quienes, sin hacer ruido, con humildad y perseverancia se conviertan cada día en artesanos de paz. Y que siempre los preceda y acompañe la bendición del Dios de la paz”. 

Los tres caminos para la paz 

 «¡Qué hermosos son sobre las montañas los pasos del mensajero que proclama la paz!» Con estas palabras de Isaías (Is 52,  7) comienza el mensaje del Santo Padre que recuerda que el camino de la paz permanece aún alejado de la vida de muchos hombres y mujeres, y por tanto, de la familia humana que está interconectada. 

Por ello, propone tres caminos con los que construir una paz duradera. El primero, el diálogo entre las generaciones para que sirva de base para realizar proyectos compartidos. El segundo, la educación como factor de libertad, responsabilidad y desarrollo. El tercero y último, el trabajo para una plena realización de la dignidad humana. 

“Dialogar significa escucharse”

El Papa Franciscso explica que la pandemia ha causado demasiados problemas “algunos tratan de huir de la realidad refugiándose en mundos privados y otros la enfrentan con violencia destructiva”. 

Además, añade que el desarrollo tecnológico y económico han dividido a las generaciones y las crisis contemporáneas revelan la necesidad de que se alíen.

Para ello resulta fundamental el diálogo, ya que “dialogar significa escucharse, confrontarse, ponerse de acuerdo y caminar juntos”. Y un diálogo entre generaciones que se necesitan. 

En palabras del Santo Padre “Por un lado, los jóvenes necesitan la experiencia existencial, sapiencial y espiritual de los mayores; por el otro, los mayores necesitan el apoyo, el afecto, la creatividad y el dinamismo de los jóvenes.”

Educación y promoción de la cultura del cuidado

Durante su intervención, el Santo Padre señala que el presupuesto para la educación ha disminuido a nivel mundial en los últimos años, mientras el gasto militar se eleva superando el nivel registrado al final de la “guerra fría”. 

La instrucción, considera, es la base de una sociedad cohesionada, civil, capaz de generar esperanza, riqueza y progreso. 

Por ello, llama a cuantos tienen responsabilidades gubernamentales a elaborar políticas económicas que prevean un cambio en la relación entre inversiones destinadas a educación y los fondos reservados para armamento. Además, añade que le gustaría que dicha inversión estuviera acompañada por un compromiso más consistente orientado a promover la cultura del cuidado. 

El trabajo, el lugar en el que aprendemos a aportar al mundo 

El último camino necesario para construir la paz, según el Santo Padre, es el trabajo. El trabajo es el lugar donde los ciudadanos aprendemos a ofrecer nuestra contribución por un mundo más habitable y hermoso. Además, señala que es el espacio sobre el que se construyen la justicia y solidaridad en toda comunidad. 

Por ello, el Papa Francisco señala que es más urgente que nunca que se promuevan en todo el mundo condiciones laborales decentes y dignas, orientadas al bien común y al cuidado de la creación. 

Concluye haciendo un llamamiento a avanzar por estos tres caminos hacia la paz y agradeciendo a quienes se dedican a garantizar la instrucción, la seguridad y la tutela de los derechos para ofrecer atención médica, facilitar el encuentro entre familiares y enfermos y para brindar ayuda económica a los indigentes o aquellos que han perdido el empleo. También asegura que recuerda en la oración a todas las víctimas y a sus familiares.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable