Vaticano

El Papa defiende la vida como valor absoluto. El nuevo presidente del Comité de Bioética, profesor de Comillas, no

Federico de Montalvo, recién nombrado para dirigir este órgano consultivo para reflexionar sobre implicaciones éticas, está a favor del aborto en caso de malformación

Federico Montalvo
photo_cameraFederico Montalvo

El Papa Francisco ha dirigido una carta a monseñor Vicenzo Oaglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, con motivo del XXV aniversario de su fundación. La misiva del Santo Padre es continuista con sus predecesores, añadiendo algún elemento propio, según la opinión de fuentes consultadas por Religión Confidencial cercanas a la Academia de la Vida. 

 En su mensaje, el Santo Padre, que según las mismas fuentes, defiende la vida como valor absoluto, subraya"el compromiso para comprender, promover y defender la vida de todo ser humano". 

La carta del Santo Padre se publica justo al mismo tiempo del nombramiento, el pasado 14 de enero, de Federico de Montalvo, profesor de la Facultad de Derecho y director del Centro de Innovación del Derecho de la facultad de los jesuitas de Comillas,  como nuevo presidente del Comité de Bioética de España. En estos últimos cinco años había ocupado la vicepresidencia.

Se da la circunstancia de que Montalvo, que también ha defendido la protección del nasciturus, está a favor de permitir el aborto por malformación del feto. En 2014 emitió un voto particular en el Comité de Bioética, junto con el jesuita Alonso Bedate, argumentando el grave riesgo psíquico que supondría para la madre y por lo tanto, la despenalización en este supuesto. 

Tanto Montalvo como Bedate, insisten en valorar la vida del feto con malformación o discapacidad, pero subrayan que un hijo así, podría afectar a la integridad moral de los padres. No obstante, ambos también se han pronunciado en contra del aborto como un derecho, pues defienden la vida embrionaria desde su nacimiento como un vida independiente de la madre. 

Mención a Jérôme Lejeune

El Papa Francisco, en su carta titulada "La comunidad humana", subraya las verdades teológica, recalca la creación del ser humano a imagen de Dios, "hombre y mujer", y agradece la pasión de la Academia Pontificia de la Vida: Esta pasión ha animado la actividad de la Pontificia Academia para la Vida desde su fundación hace veinticinco años, por san Juan Pablo II, siguiendo la recomendación del siervo de Dios y gran científico Jérôme Lejeune. Este último, claramente convencido de la profundidad y rapidez de los cambios que se producen en el ámbito biomédico, consideró oportuno sostener un compromiso más estructurado y orgánico en este frente.

El Santo Padre también alienta a una "escucha responsable" y pone en valor  "la diversidad de la vida humana" que "es un bien absoluto, digno de ser custodiado éticamente y muy valioso para la salvaguardia de toda la creación. El escándalo está en que el humanismo se contradiga a sí mismo, en lugar de inspirarse en el acto del amor de Dios. La Iglesia debe primero redescubrir la belleza de esta inspiración y empeñarse con renovado entusiasmo". 

Protección de la vida humana en todo su desarrollo

Frncisco en su carta agradece a la comunidad científica de la Pontificia Academia para la Vida que "ha demostrado, en sus veinticinco años de historia, cómo precisamente desde esta perspectiva puede ofrecer su alta y calificada contribución. Prueba de ello es el compromiso con la promoción y protección de la vida humana en todo su desarrollo, la denuncia del aborto y de la supresión de los enfermos como males gravísimos que contradicen el Espíritu de vida y nos hunden en la anti-cultura de la muerte. Ciertamente hay que continuar en esta línea, prestando atención a otros desafíos que la coyuntura contemporánea presenta para la maduración de la fe, para una comprensión más profunda de la misma y para una comunicación más adecuada a los hombres de hoy". 

Estas palabras del Santo Padre cobran fuerza en el día que nombran al profesor de Comillas, Federico de Montalvo como presidente del Comité de Bioética de España, órgano consultivo cuya función principal es reflexionar sobre las implicaciones éticas y sociales de la biomedicina y de las ciencias de la salud. 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?