Vaticano

Osoro en el Club Siglo XXI: "No creo que la Iglesia en España esté perseguida"

El cardenal arzobispo de Madrid ha impartido una conferencia sobre los "Retos y propuestas del Papa Francisco"

El cardenal Osoro junto a Cristina López Schlichting en el Club Siglo XXI.
photo_cameraEl cardenal Osoro junto a Cristina López Schlichting en el Club Siglo XXI.

Al cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, se le veía ayer cómodo en el Club Siglo XXI de Madrid. Rodeado de buena parte de la curia diocesana, entre los que se encontraba su obispo auxiliar, José Cobo, y el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, impartió la conferencia titulada "Retos y propuestas del Papa Francisco" en la que ha destacado del  papa Bergoglio su formación pastoral, mística e intelectual y que, por acumular estas tres experiencias, "huye del intelectualismo abstracto". 

Osoro ha desarrollado su conferencia enumerando los cinco aspectos del pontificado de Francisco, aludiendo a sus dos encíclicas y sus tres exhortaciones apostólicas: la nueva etapa evangelizadora a la que está llamada la Iglesia; el desafío urgente por proteger el planeta, la casa común, en donde hay que volver a poner al hombre en el centro, porque "no hay ecología sin una adecuada antropología"; su preocupación por los jóvenes y la familia; la santidad a la que llama Dios a todos y que espera de los hombres que no vivan una vida "mediocre" y, el quinto desafío del Papa: la cultura del encuentro. 

Concentrarse en lo esencial 

En varias ocasiones, el arzobispo de Madrid ha insistido en que Francisco ha recogido el guante en muchos aspectos de Benedicto XVI, fundamentalmente de su encíclica "Dios es amor (Deus caritas est). Así, ha hecho hincapié en la necesidad de reformar estructuras de la Iglesia, asumiendo "la llamada de Cristo" pero concentrándose en "lo esencial". En este sentido, apunta que una característica del Papa es el "diálogo" en un contexto de libertad religiosa.

Respecto a la última exhortación apostólica del Papa Francisco, "Gaudete et exultate" (La llamada a la santidad) explicó que el Papa invita a un nuevo modo de vivir en esta tierra: "Dios nos quiere santos", y señaló que para vivir de este modo, el "carnet de identidad del cristiano" es procurar vivir las bienaventuranzas. 

La cultura del encuentro y de la indiferencia 

Respecto a la cultura del encuentro, algo propiamente característico del pontificado de Francisco, el cardenal Osoro señaló que el primer encuentro que debe procurar todo ser humano es con Dios y explicó que la realidad que nos rodea es "poliédrica", distintos puntos de vista, distintas personas y culturas, por lo que el Papa invita a convivir "complementándose y no enfrentándose. La cultura del encuentro ante todo, mira compasivamente al otro".

En este sentido, denunció "la cultura de la indiferencia que nos ha llevado a una anestesia moral. Ya no sufrimos por el otro". Y en este punto, hizo referencia a la caridad política, al encuentro con todos y al diálogo social. 

"El Papa no tiene miedo a la inmigración" 

En el turno de preguntas, la mayoría formuladas por la moderadora, la periodista Cristina López Schlichting, el cardenal Osoro respondió con transparencia y sinceridad. No rehuyó a ninguna de ellas. "¿Por qué a veces nos da la sensación de que los ajenos parece que quieren más a Francisco que ciertos ambientes eclesiales?", formuló la moderadora. 

"Ante todo tenemos que saber que el Papa Francisco es un hombre de Dios. Pasa mucho tiempo rezando antes de cada jornada.  A veces se nos pasa el frescor, porque el Papa en ocasiones habla de una forma distinta. A veces no entendemos a Francisco porque estamos ideologizados. En cambio, los alejados perciben en él una frescura. Tenemos ideas sobre Jesús, pero no nos hemos encontrado con El y carecemos de Su frescura”, respondió el cardenal. 

Otra pregunta que se plantean no pocos cristianos, y otros muchos que no lo son, respecto a los inmigrantes. "Mucha gente tiene miedo a la inmigración, porque no se puede garantizar trabajo ni estabilidad a estas personas ¿por qué el Papa no tiene miedo a la inmigración?"  

"Porque el Papa cree que todo ser humano tiene derecho a pasearse por esta tierra. Dios nos ha concedió a todos ese pasaporte para pasearte por esta tierra. Y nos tenemos que preparar para esto. Y no nos preparamos poniendo fronteras. Esa es la solución más fácil, pero no es la solución cristiana.  La mayoría de las personas que vienen de otros países tienen hambre, a veces huyen de las guerras. No se arregla poniendo muros y cerrando puertas", respondió el arzobispo de Madrid. 

"La Iglesia en España no está perseguida"

Tercera pregunta de Schlichting: "Monseñor, a quien piensa que la Iglesia está perseguida en España. A mi me llama la atención que usted no lo cree...." 

"Pues no lo creo - respondió convencido Osoro. - Vivimos en un Estado aconfesional y en este Estado nos podemos mover y no solo los católicos, sino los cristianos de otras Iglesias, de otras religiones, y se mueve la gente que no cree en nada. Lo que hay que hacer es legitimizar, en un Estado que defiende las libertades y una de ellas es la libertad religiosa con todas las consecuencias, algo fundamentalmente en todos los países". 

"Más mascotas que niños" 

Otra pregunta peculiar, esta vez realizada por el periodista y escritor Luis del Val, quien le preguntó al obispo sobre su opinión acerca de que actualmente en España hubiera más número de mascotas que niños menores de 5 años. 

El cardenal Osoro hizo una defensa de la familia como "bien social" y confesó que lo que mejor había aprendido él en su vida, provenía de sus padres y hermanos. A reglón seguido, respondió a otra pregunta sobre cómo se puede ilusionar a los jóvenes: "Estando a su lado, escuchándoles, dejándoles ser protagonistas, y no darles cosas precocinadas". 

También le preguntaron sobre los partidos políticos, y el arzobispo de Madrid insistió en que no existe un partido cristiano en España y que cada cristiano debe votar en conciencia. 

"Me marcho, no quiero ser cristiano"

Entre los invitados, el presidente de la Cope, Fernando Giménez Barriocanal, reflexionó sobre la cantidad de personas que hay actualmente sin bautizar y que jamás han escuchado hablar de Jesús. 

"Para mi es una preocupación. Pero el Papa nos está pidiendo una nueva forma de enseñar el Evangelio, tocando el corazón. A veces exigimos tales cosas que la gente dice, "me marcho, no quiero ser cristiano". Acceder a los sacramentos a veces es casi como hacer unas oposiciones a notario. Lo primero la cercanía. Dejémonos de ideas, de ideologías, purifiquemos la memoria, el corazón y fomentemos encuentros con los demás", respondió Osoro. 

Ante esa respuesta, Cristina López Schlichting no tuvo más remedio que preguntarle sobre la posición de algún sacerdote cuando llega un divorciado vuelto a casar (civilmente) y que pide la eucaristía. ¿Qué deben hacer estos sacerdotes? 

"Primero escuchar para ver en qué situación está. Escuchar caso por caso, porque cuando a la persona se le escucha, puede entender los motivos. Pero no se pueden dar reglas generales. Hay que leer entera la Amoris Laetitia", afirmó Osoro.

Cerró el cardenal el diálogo en el Club Siglo XXI, haciendo referencia de nuevo a la cultura del encuentro: "Dios ve siempre en cada persona un núcleo de belleza imborrable. Esta es la cultura del encuentro. Propongámosnos esa cultura, arreglando las vías de comunicación, sin dar leña a nadie". 


 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?