Vaticano

La Orden de Malta da la bienvenida a las “acciones paternales” del Papa que demuestran “su gran amor por nuestra Orden”

Francisco culmina la renovación de la Orden, promulga una nueva Constitución y nombra un Consejo Provisional

Franisco firma la nueva Constitución de la Orden de Malta.
photo_camera Franisco firma la nueva Constitución de la Orden de Malta.

El Papa Francisco promulgó ayer la nueva Carta Constitucional y el correspondiente Código de la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, que ha entrado en vigor tras la firma. 

 El Decreto establece la revocación de los Altos Cargos, la disolución del actual Consejo Soberano, la constitución de un Consejo Soberano provisional y la convocatoria del Capítulo General Extraordinario para el 25 de enero de 2023, fiesta de la Conversión de San Pablo, informa Vatican News

Reforma de la Orden de Malta 

Con la firma de este decreto, el Santo Padre concluye la reforma de la Orden de Malta que fue iniciada por el Papa en 2017, tras vislumbrarse ciertas irregularidades. Hace más de cinco años, en audiencia con el Santo Padre, su Alteza Em.ma Fra' Matthew Festing presentó su dimisión del cargo de Gran Maestro de la Soberana Orden Militar de Malta, como indicaba un comunicado de la Santa Sede. El 25 de enero de 2017 Francisco aceptaba dicha dimisión, expresando a Fra' Festing aprecio y reconocimiento por los sentimientos de lealtad y devoción hacia el Sucesor de Pedro y por la disponibilidad para servir humildemente al bien de la Orden y de la Iglesia.

Desde entonces, el gobierno de la Orden fue asumido ad interim por el Gran Comendador. Posteriormente, el Vaticano nombró una comisión para investigar la renuncia al cargo de Albrecht von Boeselager, anterior canciller de la Orden.  

Protección de los papas 

En el Decreto firmado ayer, Francisco afirma que "la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta ha gozado siempre de especial protección por parte de la Sede Apostólica" y que "los Romanos Pontífices en numerosas ocasiones han intervenido para afirmar su identidad, mantener su funcionamiento, ayudar a superar crisis, y garantizar la existencia y desarrollo de la Orden Hospitalaria, incluidas sus prerrogativas soberanas en el ámbito internacional". 

El Papa también recuerda que las prerrogativas de la Orden en sí no constituyen el conjunto de poderes y prerrogativas propias de las entidades soberanas, tal y como se recoge en la Sentencia del 24 de enero de 1953, emitida por la Corte de Cardenales. Por lo tanto, como Orden religiosa, "depende, en sus diversas articulaciones, de la Santa Sede".

Y explica: "En efecto, la Orden es “una Orden religiosa, aprobada por la Santa Sede [...]. Persigue no sólo la santificación de sus miembros, sino también fines religiosos, caritativos y asistenciales”. Además, afirma que “las dos cualidades de Orden soberana y Orden religiosa [...] están íntimamente unidas. La calidad de la Institución como Orden soberana es funcional, es decir, dirigida a asegurar la realización de los fines de la Orden y su desarrollo en el mundo”. 

Preocupación por la trayectoria de la Orden 

Francisco explica cómo a lo largo de los años ha seguido "con paternal solicitud y preocupación" la trayectoria de la Orden, apreciando sus obras en las diversas partes del mundo, "también gracias a la generosa contribución de los Miembros y Voluntarios, y constatando también la necesidad de iniciar una profunda renovación espiritual, moral e institucional de toda la Orden, especialmente y no sólo de los Miembros de Primera Clase, sino también de los de Segunda Clase".

Una "importante obra de reforma" confiada por el Papa a su Delegado Especial, el Cardenal Silvano Maria Tomasi, a quien también se le encomendó la revisión de la Carta Constitucional y del Código Melitense y la preparación, junto con el Lugarteniente de Gran Maestre, del Capítulo General Extraordinario. "Son muchos los pasos que se han dado -señaló Francisco-, pero igual de numerosos han sido los impedimentos y las dificultades que se han encontrado en el camino". 

De ahí se explica el Decreto de hoy, que sanciona el fin del proceso de renovación y ve el nombramiento de los nuevos miembros del Consejo Soberano Provisional formado por: el Gran Comendador Fray Emmanuel Rousseau, el Gran Canciller Riccardo Paternò di Montecupo, el Gran Hospitalario Fray Alessandro de Franciscis, el Receptor del Tesoro Común Fabrizio Colonna y por: Fray Roberto Viazzo, Fray Richard Wolff, Fray John Eidinow, Fray João Augusto Esquivel Freire de Andrade, Fray Mathieu Dupont, Antonio Zanardi Landi, Michael Grace, Francis Joseph McCarthy, Mariano Hugo Windisch-Graetz.

Comunicado de la Orden de Malta 

Por su parte, Fray John Dunlap, Lugarteniente del Gran Maestre y Jefe del Gobierno Provisional de la Orden ha escrito en un comunicadoLa Orden de Malta da la bienvenida a la acciones paternales de Su Santidad que demuestran el gran amor que el Pontífice tiene por nuestra Orden. En su cuidadosa revisión de las diversas propuestas que se le han presentado estos últimos meses, el Papa ha determinado un camino a seguir que promete asegurar el futuro de la Orden como Instituto Religioso y como Entidad Soberana". 

“La decisión del Papa de empoderar a un Gobierno Provisional es el primer paso en un plan claro para un gobierno más eficiente y simplificado para la Orden. Ahora tenemos el calendario tan esperado para el importante Capítulo General que permitirá a la Orden pasar del Gobierno Provisional a un Gobierno regularizado de conformidad con su nueva Constitución. La participación de una variedad de Caballeros consumados y talentosos en el gobierno de la Orden ha abierto la puerta a sangre nueva y nuevas ideas para enfrentar los obstáculos y desafíos de hoyLa nueva Constitución es un documento cuidadosamente elaborado que habla de la complejidad y la naturaleza de una orden religiosa milenaria". 

“En nombre de toda la Orden, extiendo mi más sincero agradecimiento a Su Santidad el Papa Francisco y a su Delegado Especial, el Cardenal Silvano Tomasi, por el cuidado, la minuciosidad y el amor que han demostrado por nuestra Orden”.

La Orden de Malta cuenta con más de 13.500 miembros, 95.000 voluntarios permanentes y 52.000 profesionales y desarrolla su ayuda humanitaria en 120 países. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes