Vaticano

Jóvenes católicos escoceses piden al Sínodo que no rebajen la doctrina de la Iglesia

El Papa inauguró ayer la 15ª Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos en el que pidió a los 267 padres sinodales que sean capaces de "contagiar esperanzas"

El Papa Francisco, el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, y el cardenal Kevin Farrell, jefe del Dicasterio del Vaticano para laicos, la familia y la vida, durante una foto de grupo en una reunión previa al sínodo de delegados juveniles en Roma, marzo 19 (foto CNS / Paul Haring)
photo_cameraEl Papa Francisco, el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, y el cardenal Kevin Farrell, jefe del Dicasterio del Vaticano para laicos, la familia y la vida, durante una foto de grupo en una reunión previa al sínodo de delegados juveniles en Roma, marzo 19 (foto CNS / Paul Haring)

Cien jóvenes católicos escoceses han firmado una carta abierta enviada al Sínodo de los Obispos para rendir homenaje a los sacerdotes que les han ayudado enseñando con fidelidad la doctrina católica.

La carta, firmada por 107 católicos de entre 18 y 35 años de edad, está dirigida al arzobispo Leo Cushley de St Andrews y Edimburgo, uno de los obispos que asisten al sínodo sobre los jóvenes que comenzó ayer en Roma.  

Como jóvenes católicos escoceses, quieren expresar sus esperanzas y preocupaciones por el futuro de la Iglesia en este país.

Los firmantes expresan su gratitud por el don de la fe, y agregan: “Queremos desesperadamente compartir este gran regalo con tantos que no practicantes y no se sienten católicos entre nuestra familia, amigos y colegas, que no han rechazado el catolicismo sino una sombra mal entendida de ello”, recoge Catholic Herald.  

Para estar más cerca de los jóvenes

También advierten sobre una tendencia reciente en la discusión pública antes del Sínodo, de sugerir que los “aspectos difíciles de la enseñanza de la Iglesia” en cuestiones de moral y asuntos de fe, deberían ser minimizados para estar más cerca de las vidas de los jóvenes.

Esta forma de pensar está “totalmente en contradicción con nuestra experiencia vivida”. “La atracción del catolicismo –dicen los firmantes - es la “afirmación de la verdad” de la Iglesia, la liturgia y los sacramentos, la comprensión de “la persona humana” y la “enseñanza moral”, que aunque es muy desafiante, también “ofrece el único camino hacia la verdadera alegría y el florecimiento humano”.

Agradecidos a esos sacerdotes

Estos jóvenes elogian al clero que predica la ortodoxia católica: “Lejos de estar 'fuera de contacto', son los sacerdotes quienes proclaman la enseñanza ortodoxa en toda su plenitud con gozo y coraje quienes han traído la luz de Cristo a nuestras vidas y realmente han ofrecido en nosotros Su Misericordia: el remedio para un mundo fragmentado que realmente sana y da la gracia que necesitamos para vivir nuevas vidas de virtud. A esos sacerdotes, estamos infinitamente agradecidos”.

En la carta dicen: “Lo que nos hizo convertirnos o seguir siendo católicos, contra la creciente presión cultural, son aquellos aspectos de la fe que son únicamente católicos, no cosas que se pueden encontrar en clubes sociales, ONG o partidos políticos. Lo que importa es precisamente el reclamo de verdad de la Iglesia; Su liturgia y sacramentos; Su doctrina trascendente, comunicada en la enseñanza pero también a través de la belleza y la bondad; Su comprensión de la persona humana, presentada tan poderosamente para el mundo moderno por San Juan Pablo II; y su enseñanza moral, que aunque es muy desafiante, también ofrece el único camino hacia la verdadera alegría y el florecimiento humano como vemos en las vidas de los santos. Estas son las cosas que nos convencen de que aquí hay algo que vale la pena sacrificar, algo bueno para nosotros y para cada ser humano”.

El Papa inaugura ayer el Sínodo de los jóvenes y pidió a los 267 padres sinodales que sean capaces de soñar y de contagiar esperanzas.

lOS DOS OISPOS CINOS

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo