Vaticano

Funeral del cardenal Pell: En prisión dio testimonio de “cuánto ayudan la fe y la oración en los momentos difíciles de la vida”

Cardenal decano del Colegio Cardenalicio: "Sus últimos años de vida estuvieron marcados por una condena injusta y dolorosa"

El Papa en la misa exequial del Cardenal George Pell en la basílica de San Pedro. Vatican Media.
photo_camera El Papa en la misa exequial del Cardenal George Pell en la basílica de San Pedro. Vatican Media.

Esta mañana se ha celebrado en la Basílica de San Pedro del Vaticano las exequias del cardenal George Pell, prefecto emérito de de la Secretaría para la Economía, que falleció el pasado 10 de enero a los 81 años.

Pell podría haber criticado el sínodo 

Al final de la celebración eucarística, el Papa Francisco presidió el rito de la Ultima Commendatio y de la Valedictio. Y eso que, según desvela el polémico bloguero y vaticanista Sandro Magister en su blogPell fue el autor de ese memorándum  firmado "Demos", muy crítico con el pontificado de Francisco, que circuló entre los cardenales la primavera pasada, con vistas a un futuro cónclave, publicado por Settimo Cielo el 15 de marzo.

Y no fue menos crítico con respecto al sínodo en curso sobre la sinodalidad, en su último escrito publicado en "The Spectator " con este título: "La Iglesia católica debe liberarse de esta 'pesadilla tóxica'", traducido al italiano en El blog de Aldo María Valli. 

Condena injusta y dolorosa 

Durante el funeral, el cardenal decano del Colegio Cardenalicio, Giovanni Battista Re, en su homilía, recordó que los últimos años de la vida del cardenal Pell "estuvieron marcados por una condena injusta y dolorosa". "En junio de 2017 fue acusado de abusos sexuales en Australia y la conclusión del juicio fue una condena de prisión". 

"El cardenal Pell pasó la impresionante cifra de 404 días en la celda de dos prisiones de máxima seguridad, en Melbourne y luego en Barwon, incluido un periodo de aislamiento", dijo el cardenal Re. "En abril de 2020, el Tribunal Superior de Australia le exoneró con una sentencia de inocencia total". "Fue una experiencia de gran sufrimiento soportada con confianza en el juicio de Dios", dijo el cardenal decano, "dando un ejemplo de cómo aceptar incluso las penas injustas con dignidad y paz interior". La fe y la oración le sirvieron de gran consuelo y apoyo en este triste asunto'. "Para dar a conocer cuánto ayudan la fe y la oración en los momentos difíciles de la vida y también para servir de apoyo a quienes deben sufrir injustamente", dijo el decano del Colegio Cardenalicio, "publicó el diario de sus largos días en la cárcel".

Un hombre de Dios y de la Iglesia 

Por último, el cardenal Giovanni Battista Re subrayó que el cardenal Pell fue un "hombre de Dios y hombre de Iglesia, caracterizado por una fe profunda y una gran firmeza de doctrina, que siempre defendió sin vacilar y con valentía, preocupado únicamente por ser fiel a Cristo". Como señaló en repetidas ocasiones, le entristecía "el debilitamiento de la fe en el mundo occidental y la crisis moral de la familia". 

Por último, dijo que "en nuestro corazón sólo cabe la esperanza, porque, como nos advierte san Agustín, fundados en una promesa veraz, esperamos que de esta vida, de la que hemos de emigrar, y de la que, sin perderlos, enviamos algunos compañeros por delante en nuestra peregrinación, llegaremos a aquella vida, donde ellos nos serán tanto más queridos y mejor conocidos y podremos amarlos sin temor a que nos abandonen".

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?