Vaticano

177.360 horas de adoración eucarística: el regalo que la Santa Sede ha pedido por los 60 años de sacerdocio del Papa

177.360 horas de adoración eucarística para pedir a Dios sacerdotes santos y nuevas vocaciones, es el regalo que la Congregación para el Clero ha pedido a todos los obispos con motivo del 60 aniversario de la ordenación sacerdotal del Papa: 60 horas (una por año de sacerdocio) en cada una de las 2.956 circunscripciones eclesiásticas.

El 29 de junio de 1951, solemnidad de san Pedro y san Pablo, Joseph Ratzinger, su hermano mayor -Georg- y otros cuarenta diáconos recibieron la ordenación sacerdotal en la catedral de Freising, en una ceremonia presidida por el cardenal Michael von Faulhaber.

Cuando le tocó al joven Joseph arrodillarse ante el cardenal y éste impuso las manos sobre él, “un pajarillo -tal vez una alondra- se elevó desde el altar mayor de la catedral y entonó un breve canto gozoso; para mí fue como si una voz desde lo alto me dijese: está bien así, estás en el camino correcto”, contaría después el futuro Papa.

La Congregación para el Clero, a través de una carta firmada por el secretario del dicasterio, el español Celso Morga, ha sugerido a todos los obispos del mundo, por medio de los nuncios apostólicos, que organicen sesenta horas de adoración eucarística en sus circunscripciones eclesiásticas.

“La ocasión -se lee en la carta- es particularmente propicia para reunirnos en torno al Sumo Pontífice, para testimoniarle toda nuestra gratitud, nuestro afecto, nuestra comunión por el servicio que está ofreciendo a Dios y a su Iglesia y, sobre todo, por aquel resplandecer de la Verdad sobre el mundo, al cual su alto magisterio continuamente hace referencia”.

La carta pide una “particular participación de los sacerdotes” y dice que las sesenta horas de adoración eucarística pueden ser continuadas o distribuidas a lo largo del mes de junio para pedir “por la santificación del clero y para obtener de Dios el don de nuevas y santas vocaciones sacerdotales”.

El culmen del camino de oración “podría coincidir con la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (Jornada mundial de oración por la santificación de los sacerdotes), el próximo 1 de julio”. De este modo, se ofrecería al Papa “una extraordinaria corona de oración y de sobrenatural unidad, capaz de mostrar tanto el centro real de nuestra vida, del cual brota todo esfuerzo misionero y pastoral, como el auténtico rostro de la Iglesia y de sus sacerdotes”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?