Vaticano

Consistorio de cardenales: Cantalamessa dispensado de ser obispo y dos de ellos no viajarán a Roma

El predicador capuchino de la Casa Pontificia quiere morir en su hábito franciscano

El P. Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, en la homilía de la celebración de la Pasión del Señor.
photo_camera El P. Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, en la homilía de la celebración de la Pasión del Señor.

El próximo sábado 28 de noviembre, el Papa Francisco creará 13 nuevos cardenales en lo que será su séptimo consistorio. Nueve de ellos serán electores en un futuro cónclave para elegir al Santo Padre y cuatro de ellos no podrán votar por ser mayores de 80 años. Tres de los nuevos purpurados pertenecen a la Orden Franciscana. 

A pesar de las restricciones de viaje por la pandemia mundial,  la mayoría de los cardenales designados asistirán a la ceremonia del Vaticano para recibir sus birretes rojos y anillos de cardenal. Algunos de ellos ya están en Roma cumpliendo diez días de cuarentena. 

Arzobispos de Washington y Santiago de Chile 

Es el caso del arzobispo Washington, Wilton D. Gregory, informa National Catholic Reporter. De 73 años, fue presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de 2001 a 2004. El 4 de abril de 2019, el Papa Francisco lo nombró Arzobispo Metropolitano de Washington.

Otro de los cardenales electos que permanecen en cuarentena en Roma es Celestino Aos Braco, arzobispo de Santiago de Chile que se aloja en Santa Marta, la residencia donde vive el Papa Francisco. 

Nacido en Artaiz, España, el 6 de abril de 1945 fue enviado a Chile en 1983 trabajando como ecónomo provincial de los frailes capuchinos del país y promotor de justicia del tribunal eclesiástico de Valparaíso además de juez del tribunal de la Arquidiócesis de Concepción y tesorero de la Asociación Chilena de Derecho Canónico. Nombrado Obispo de Copiapó en 2014, recibió la ordenación episcopal el 18 de octubre. El 23 de marzo de 2019 fue nombrado Administrador Apostólico "sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis" de la Arquidiócesis de Santiago de Chile. El 27 de diciembre de 2019, el Papa Francisco lo nombró Arzobispo de Santiago de Chile.

Cantalamessa no será obispo 

Pero la noticia destacada de este nuevo consistorio de noviembre ha sido la petición de dispensa de la ordenación episcopal del padre Raniero Cantalamessa, predicador capuchino de la Casa Pontificia. 

“Le pedí al Santo Padre que me dispensara de la ordenación episcopal. El oficio del obispo (como dice el título de mi reciente libro de ejercicios espirituales para obispos) es ser pastor y pescador. A mi edad (86 años) hay muy poco que pueda hacer como 'pastor'; en cambio, lo que yo podía hacer como 'pescador' lo puedo seguir haciendo anunciando la palabra de Dios ”. 

Así lo ha revelado el padre Raniero Cantalamessa, en una entrevista concedida a la web de la diócesis de Rieti.   Cantalamessa explica que su deseo es "morir en mi hábito franciscano: algo que difícilmente me hubiera permitido hacer si hubiera sido obispo”. Mientras tanto, el capuchino está ocupado preparando las meditaciones de Adviento que este año, explica, "se realizarán en el Aula Pablo VI, para permitir el necesario distanciamiento que requiere la epidemia". 

"¿Consejero del Papa? por qué no pero solo indirectamente"

Pasados ​​los ochenta años, el padre Cantalamessa no estará entre los cardenales electores en un posible cónclave. En cualquier caso, estará en el colegio cardenalicio, por tanto entre los "asesores" directos del Papa: "¿Consejero del Papa? Por qué no, pero sólo indirectamente, en el sentido de que el Papa, sin que yo lo sepa, pueda sacar alguna luz de la palabra de Dios que anuncio", afirma. 

Este fraile capuchino menor es licenciado en teología en Friburgo, Suiza, y en literatura clásica en la Universidad Católica de Milán. Fue miembro de la Comisión Teológica Internacional de 1975 a 1981 y, durante 12 años, miembro de la Delegación Católica para el Diálogo con las Iglesias Pentecostales. Fue nombrado predicador de la Casa Pontificia por Juan Pablo II en 1980, y confirmado en este cargo por Benedicto XVI en 2005 y por el Papa Francisco en 2013. Con este cargo, hace una meditación semanal durante el Adviento y la Cuaresma en presencia del Papa y miembros de la Curia Romana - cardenales, obispos, prelados y superiores generales de órdenes religiosas-.  Sus numerosos libros han sido traducidos a una veintena de idiomas.

Los cardenales que no asistirán al consistorio 

De los 13 nuevos cardenales, solo dos anunciaron con anticipación que no asistirían a Roma. A los cardenales electos se les dio la opción de no hacer el viaje y, en cambio, recibir sus birretes en su país de origen.

Aunque querían asistir a la ceremonia, los cardenales electos José F. Advincula de Capiz, Filipinas, 68, y Cornelius Sim, vicario apostólico de Brunei de 69, cancelaron sus viajes a Roma debido a la pandemia.

Por otra parte, el arzobispo Antoine Kambanda de 62 años de Kigali, Ruanda, y el obispo retirado Felipe Arizmendi Esquivel, de 80 años, de San Cristóbal de las Casas, México, no está todavía claro que viajen a Roma. 

Una vez que se celebre el consistorio a fines de noviembre, habrá 128 cardenales menores de 80 años y elegibles para votar en un cónclave. El Papa Francisco habrá creado algo más del 57% de ellos. Dieciséis de los cardenales creados por San Juan Pablo II todavía tendrán menos de 80 años, al igual que 39 de los cardenales creados por el Papa Benedicto XVI; El Papa Francisco habrá creado 73 de los electores.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?