Vaticano

Considera que el concepto no se ajusta al que manejan los tribunales y las leyes

Un catedrático de la Complutense publica un libro sobre el símbolo religioso

Rafael Palomino sostiene que la religión ha vuelto al espacio público. Recoge el trabajo de cinco autores

Rafael Palomino, autor de “La Religión en el espacio público".
photo_cameraRafael Palomino, autor de “La Religión en el espacio público".

El libro que ha escrito el profesor explica el concepto de símbolo religioso como objetos o imágenes con significado emotivo e identitario para los creyentes y para la sociedad. Palomino considera que su libro es la síntesis actualizada de un problema en concreto dentro de un ámbito más amplio.

Desde hace varios años la simbología de carácter religioso ha sido un tema permanente en los países de nuestro entorno. En otros años, varios aspectos eran considerados meras anécdotas. Sin embargo, esos mismos temas son considerados relevantes por juristas e incluso políticos.

El Derecho, asignatura que imparte Rafael Palomino, autor de “La Religión en el espacio público”, se ha encontrado con una serie de problemas a nivel tanto nacional como internacional. La complejidad de esta materia, sumado a los supuestos y la importancia del estudio de este tema, hacen del libro un verdadero estudio jurídico.

El trabajo está disponible en formato electrónico y se fundamenta en tres campos: concepto y morfología del símbolo religioso, el espacio físico y las personas. El estudio realizado es además de carácter comparativo, ya que recoge varios casos y trabajos.

"Varios compañeros de la Universidad Complutense habían investigado ya sobre los símbolos religiosos. RafaelNavarro-Valls y Javier Martínez-Torrón (símbolos religiosos y objeciones de conciencia), Irene Briones (el velo islámico en Europa), Santiago Cañamares (que escribió uno de las primeras monografías importantes sobre simbología religiosa y derecho) y Silvia Meseguer (que ha tratado la simbología religiosa en el contexto del transporte público)”, explica Palomino a Religión Confidencial, al mismo tiempo que señala su libro recoge la experiencia de todos ellos, con un plus de actualidad.

El autor caracteriza a la Complutense de “diversa” y afirma se encuentra con “estudiantes en el aula que visten el hiyab o que colocan una estampa de un santo sobre su mesa al hacer su examen final”.

A la pregunta de cuando se le ocurrió este aspecto a desarrollar y si fue alguna experiencia personal la que le movió, el catedrático de Derecho responde que “el proceso de elaboración del libro arranca de un Congreso en Córdoba (Argentina) en 2014. Presenté una ponencia en la que explicaba la importancia del contexto para entender el significado de los símbolos religiosos”.

Palomino define el concepto de símbolo religioso como los son objetos o imágenes con un significado emotivo e identitario especial para la sociedad y para los creyentes. Afirma también que “el libro explica que el concepto usual de símbolo religioso no se ajusta exactamente al que manejan los tribunales y las leyes”.

Admite Rafael Palomino a este Confidencial al principio su idea era escribir un libro más práctico, como un manual o prontuario en el que “se enunciara el problema, se le añadiesen circunstancias y, a partir de una mezcla de elementos, se ofreciera un conjunto de soluciones posibles”. Sin embargo, el resultado ha terminado siendo una síntesis actualizada de un problema en concreto (los símbolos religiosos) dentro de un ámbito en concreto (el espacio público).

Independiente del libro, el catedrático admite que la religión causa rechazo pero que se trata de una cuestión compleja y muy difícil de sintetizar. Explica que ese rechazo viene causado por el “ateísmo 2.0” de escritores como Richard Dawkins, Sam Harris, o Christopher Hitchens, por citar sólo algunos, que han conseguido un éxito divulgativo enorme desde sus posturas cosmovisionales cientifistas.

Por último, cuando se le pregunta por si la religión hay que seguir una línea defensiva o combativa, responde que “en Occidente un cierto aire de “guerra de culturas” interna, que enfrenta visiones creyentes y visiones secularistas en torno a las grandes cuestiones morales que nos importan. De hecho, tal y como apunta el libro, el control del campo visual del espacio público es parte de ese enfrentamiento”.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?