Vaticano

El biógrafo de san Juan Pablo II advierte sobre algunos errores de la diplomacia vaticana con Rusia y China

George Weigel, autor de la biografía más vendida “Testigo de la esperanza”: “La tibia respuesta al arresto del cardenal Zen conduce a la pérdida de la autoridad moral de la Santa Sede”

Juan Pablo II rezando en la Colina de las Cruces (Lituania) el 7-IX-1993.
photo_camera Juan Pablo II rezando en la Colina de las Cruces (Lituania) el 7-IX-1993.

George Weigel, autor de la biografía más vendida "Testigo de la esperanza", ha dado algunas claves de lo que el Vaticano puede aprender de Juan Pablo II sobre la diplomacia con Rusia y China. Así mismo, ha advertido que su respuesta tibia sobre el arresto del cardenal Zen o no condenar explícitamente la violación de los derechos humanos en regímenes comunistas, está socavando la autoridad moral de la Santa Sede. 

Weigel pronunció una conferencia el pasado 18 de mayo en el Angelicum, la universidad pontificia de Roma donde el futuro Papa estudió entre 1946 y 1948 y con motivo del 102° aniversario del nacimiento de  San Juan Pablo II. 

Juan Pablo II comenzó su pontificado con las palabras  “No tengáis miedo” , una frase que el biógrafo del Papa polaco cree que se puede aplicar a la diplomacia del Vaticano con Rusia y China en la actualidad. 

"No tengáis miedo" 

“Creo que su frase 'No tengas miedo' estaba encarnada en esta determinación de decir la verdad al poder, como lo hizo  en las Naciones Unidas  en 1979 y de llamar a los regímenes comunistas a cumplir los compromisos que habían hecho con los derechos humanos, especialmente libertad religiosa" dijo Weigel a CNA que recoge Ángelus News. 

El biógrafo del Papa recordó que Juan Pablo II tenía una "determinación de decir la verdad sin importar qué... describir situaciones con precisión y llamar a los regímenes tiránicos a la conversión". 

Con el comunismo no funciona

El Papa Francisco se ha enfrentado a críticas en algunos sectores por no condenar al presidente Vladimir Putin ni nombrarle por su nombre  y por  no abordar públicamente las violaciones de los derechos humanos en China.

Ante esto, Weigel dijo que el Vaticano debería darse cuenta de que “el apaciguamiento de los regímenes comunistas nunca funciona”.

Weigel argumentó que la búsqueda de Ostpolitik por parte del Vaticano, una estrategia diplomática defendida por el cardenal Agostino Casaroli en la década de 1970 que evitó la condena pública de las violaciones de los derechos humanos del comunismo en aras de llegar a acuerdos diplomáticos, no logró su objetivo de garantizar "la libertad de la Iglesia para vivir su vida sacramental según sus propias normas”. 

Siria, Venezuela, Rusia.. 

“Esta falta de voluntad para captar las lecciones de los fracasos de la década de 1970 continúa hoy. Y ha disminuido seriamente la autoridad moral del Vaticano y de la Iglesia Católica en los escenarios mundiales”, comentó.

Weigel dijo que la Santa Sede había revivido el enfoque Ostpolitik de Casaroli en su diálogo con los gobiernos de Siria, Venezuela, Nicaragua, Cuba, China y ahora Rusia.

“Más recientemente, el regreso del enfoque de Casaroli ha provocado una sensación de abandono entre los católicos ucranianos, que reconocen y lamentan el carácter quimérico de la intención declarada de la diplomacia del Vaticano de posicionarse como intermediario entre Ucrania y Rusia”, dijo.

“El arte de gobernar de un santo”

En su discurso, Weigel esbozó lecciones clave del “arte de gobernar de un santo”, en particular con respecto a las relaciones diplomáticas de la Santa Sede con los regímenes autoritarios.

“Como un estudiante entusiasta de la condición humana, entendió que los malos actores se comportan mal por lo que son, lo que propugnan y lo que buscan, no por algo que 'nosotros' les hicimos'”, dijo Weigel.

“Por lo tanto, podría concentrarse en los temas en cuestión: la libertad religiosa y otros derechos humanos básicos en el mundo comunista”.

“Una y otra vez, en un lugar tras otro, Juan Pablo II levantó la primera libertad, la libertad religiosa… Debido a ese megáfono papal, la Iglesia de la resistencia detrás del Telón de Acero supo que tenía un campeón; aquellos en Occidente comprometidos a apoyar la resistencia de la Iglesia en Europa central y oriental, se sintieron inspirados para intensificar sus esfuerzos; y mientras tanto, la lógica soviética de su 'modelo social' estaba siendo socavada sistemáticamente en el orden de las ideas”, dijo.

China y el yihadismo 

Juan Pablo II también escuchó y honró a la Iglesia perseguida, lo que, según Weigel, tuvo un efecto importante en la acción diplomática de la Santa Sede en la política mundial en ese momento.

Agregó que esta lección podría ponerse en práctica hoy escuchando las voces de quienes viven bajo el ascenso de una China asertiva o enfrentando la amenaza letal que representa el yihadismo para las comunidades cristianas en África.

"Se han hecho concesiones vaticanas a un régimen cuyo carácter totalitario ha sido subrayado por su declarada determinación de 'sinizar' todas las religiones, subordinándolas así al partido-estado; por su manejo interno de la pandemia de COVID-19, que probablemente causó y ciertamente exacerbó; por su violación sistemática de las libertades civiles garantizadas por tratados en Hong Kong; y por su genocidio de los musulmanes uigures”, dijo Weigel.

“Creo que esta es una situación muy triste, particularmente con respecto a China. La tibia respuesta al arresto del cardenal Zen conduce al deterioro de la autoridad moral de la Santa Sede”, dijo a CNA.

No a la Iglesia como interlocutor 

Weigel también recordó cómo Juan Pablo II rechazó una propuesta de las autoridades comunistas en Polonia a mediados de la década de 1980 para abrir un diálogo nacional sobre el futuro del país con la Iglesia actuando como interlocutor.

La decisión se basó en la eclesiología de Juan Pablo II de que “la Iglesia no podía ser un actor político partidista porque eso contradecía el carácter eucarístico de la Iglesia” y que, mientras “la Iglesia formaba el pueblo que formaba la sociedad civil, la Iglesia como tal no era un agente político, aunque la Iglesia obviamente tenía una voz en la sociedad civil”.

Perder autoridad moral 

"Al seguir estrategias diplomáticas que requieren que el Papa y el Vaticano eviten la condena pública de las violaciones de los derechos humanos, la Santa Sede corre el riesgo de “perder su autoridad moral”, dijo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable