Vaticano

Apertura del proceso de beatificación del P. Arrupe

La sesión se celebrará en Roma y será presidida por el cardenal Angelo de Donatis, vicario general de la diócesis romana

El Papa Juan Pablo con el P. Arrupe SJ
photo_cameraEl Papa Juan Pablo con el P. Arrupe SJ

El próximo martes 5 de febrero a las 16:00 horas se celebrará en Roma la apertura del proceso de Beatificación del R. P. Pedro Arrupe Gondra (1907-1991), 28º Superior General de la Compañía de Jesús.

La sesión, presidida por el cardenal Angelo de Donatis, vicario general de la diócesis de Roma, tendrá lugar en el Aula della Conciliazione, en el Palacio Apostólico de Letrán, Piazza San Giovanni in Laterano, informa la Compañía de Jesús en un comunicado. 

La ceremonia, que durará unos 45 minutos comenzará con la lectura del acto jurídico, por parte del notario Dott. Marcello Terramani. En ciertos momentos de la lectura, el cardenal De Donatis, como responsable del expediente, será llamado a prestar juramento.

A continuación, los otros miembros del jurado prestarán juramento. Entre ellos el P. Pascual Cebollada SJ (postulador de la causa), Mons. Slawomir Oder (delegado legal) y Giuseppe D'Alonzo (el "promotor de justicia", antes llamado "abogado del diablo").

Tras el acto jurídico, el cardenal De Donatis realizará una declaración sobre el P. Arrupe (esta es la intervención principal del acto) que comenzará y concluirá con cantos para la oración.

Oración unánime de la Compañía de Jesús 

El P. Pascual Cebollada, postulador de la causa del P. Arrupe, ha invitado a todas las comunidades jesuitas a celebrar la Eucaristía ese día dando gracias por la vida de nuestro antiguo Superior General, en el 28º aniversario de su muerte. Así, toda la Compañía de Jesús estará unida por la oración en el momento de la apertura oficial del proceso de su causa de Beatificación.

El acto será retransmitido en vivo por TelePace-Roma

Con este motivo, el centro Arrupe de Valencia acogerá la Semana Arrupe del 4 al 9 de febrero. A lo largo de esta semana se podrá visitar, a partir del lunes 4, una exposición fotográfica y bibliográfica sobre el P. Arrupe. 

Destinado en Japón 

El P. Arrupe fue destinado a la misión de Japón. Al día siguiente de entrar Japón en la II Guerra Mundial, el 8 de diciembre de 1941, Arrupe es detenido e interrogado como sospechoso de espionaje. Es encarcelado en una celda de dos por dos metros. Al cabo de un mes es puesto en libertad. Su comportamiento y conversación provocó admiración entre sus carceleros. 

En marzo de 1942 es nombrado maestro de novicios y vicerrector de la casa del noviciado, que se encuentra en Nagatsuka, una colina a las afueras de Hiroshima. Allí, el 6 de agosto de 1945, a las ocho de la mañana, Arrupe es testigo de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, experiencia terrible que sin duda marcó profundamente su vida. Inmediatamente convierte el noviciado en un hospital de emergencia, aprovechando sus conocimientos médicos.

El P. Arrupe lideró la Compañía de Jesús en tiempos azarosos y renovadores para la sociedad humana y también la Iglesia y por eso, "tuvo que sufrir incomprensiones y contradicciones de todas partes, incluso, a veces, de las más altas instancias de la Iglesia. Pero marcó un camino, hoy ya irrenunciable para la Compañía de Jesús, que influiría también en otros sectores de la sociedad", explican los jesuitas en un comunicado. 

Durante su generalato, la actividad de Pedro Arrupe fue incansable: viajó por los cinco continentes, promovió la fe y la justicia, impulsó el diálogo con los no creyentes, creó el Servicio Jesuita a Refugiados y trabajó activamente por cambiar las estructuras sociales en busca de una sociedad más justa y solidaria. Se convierte en agente de renovación y del renacer de la vida religiosa, y en una de las figuras más significativas de la Iglesia del siglo XX. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?