Vaticano

Es una iniciativa promovida por el papa Francisco

El Vaticano solicita que el tráfico humano sea considerado un crimen contra la humanidad

También pide la creación de una agencia internacional para combatir este delito

Imagen aérea del Vaticano.
photo_camera Imagen aérea del Vaticano.

Lo solicita la plenaria de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales.

La sesión plenaria de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, que se celebró desde el 17 hasta el 21 de abril en la Casina Pío IV, tuvo como uno de sus puntos centrales que el tráfico de personas pase a estar calificado como crimen contra la humanidad, tal y como les pidió el santo padre Francisco, porque así podrá superar las trabas o vacíos de las legislaciones nacionales. Además de la creación de una agencia internacional que permita medidas concretas para contrarrestar el tráfico de seres humanos.

Intervinieron en la sala de prensa de la Santa Sede, la profesora Margaret Archer, presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales; y dos de sus miembros, los profesores Stefano Zamagni y Pierpaolo Donati.

Ha sido una plenaria enriquecida por la presencia de activistas sociales del mundo de las ONGs, diplomáticos y responsables de las ejecuciones de las políticas, (policy markers).

Recordaron además que el último informe de la Organización de las Naciones Unidas en Viena, indica que el 70 % de las personas esclavizadas son mujeres y niñas, y el 72 % de los traficantes son hombres. Pero más allá del problema de género, la novedad es que el tráfico no está destinado solamente a la explotación sexual, o a la prostitución, sino también para que las personas sean iniciadas en el trabajo forzado, en sectores de la economía, incluso doméstica.

“Porque la novedad también es que hay empresas que trabajan con subcontratación, lo que favorece el fenómeno. Esto hace necesario además la responsabilidad social de las empresas”, indicó el profesor Zamagni.

Es importante refutar también la idea de que “el fenómeno de la trata es antiguo como la humanidad y por lo tanto normal”, cuando hoy estamos en la época de la globalización. Por ello, el profesor de la Universidad de Bolonia aseveró que “es necesario a abatir esto, y no pensar que se es necesario convivir con el fenómeno”.

Otro punto es que “en un mundo en el que cuenta la oferta y la demanda, no se puede dejar de tomar en consideración la demanda”, indicó. Y por ello un empresario no puede decir que 'no lo sabía' si un precio de contratación es demasiado bajo.

Además, claramente queda en pié la necesidad de la lucha contra la criminalidad organizada, que se sabe usa violencia y corrupción.

Precisó que “también hay que acabar con la idea de que 'estos fenómenos sucedan en ámbitos malos de la sociedad'. No es así, aunque no haya coacción directa, porque si se dan opciones sin salida a un inmigrante, éste es un modo de reducir la libertad de elección”. Además, estas opciones limitadas sirven como ejemplo para justificar a quienes dicen: legalicemos la prostitución.



Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?