Vaticano

JMJ de Río de Janeiro

El Vaticano ayudará a liquidar la deuda que la JMJ de 2013 ha dejado en Río de Janeiro

Solo falta la mitad de la deuda inicial. El cambio de ubicación a última hora de los actos centrales de la JMJ que convirtieron Copacabana en una explanada de emergencia para el evento, dispararon los costes

Campo de Guaratiba que quedó inútil para recibir a los jóvenes peregrinos
photo_cameraCampo de Guaratiba que quedó inútil para recibir a los jóvenes peregrinos

La Arquidiócesis de Río de Janeiro va a recibir ayuda financiera del Vaticano para pagar las deudas que dejó la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), realizada en julio pasado en Río de Janeiro.

En una nota, el comité organizador del encuentro informó que el papa Francisco "propuso contribuir con una ayuda financiera para cubrir parte de las últimas inversiones de la JMJ en Río, en 2013".

Sin embargo, aun no es conocido cuánto ascenderá  la contribución de la Santa Sede, ni tampoco la forma en que se hará la transferencia de dinero a Río de Janeiro.

Lo cierto es que este evento, realizado entre los días 23 y 28 de julio en Río, dejó una deuda de 39 millones de dólares. En agosto, la Arquidiócesis vendió por 20 millones de dólares un edificio en São Cristóvão, barrio de la zona norte de la ciudad, donde funciona el hospital Quinta D'Or. De acuerdo con la organización de la JMJ, después de transacción, la deuda de la Iglesia con sus acreedores quedó reducida a 18,6 millones de dólares.

En la misma nota, los organizadores afirman que no hubo aportaciones de dinero público para la realización del evento: "La participación de la administración pública se dio exclusivamente para garantizar el funcionamiento de los servicios públicos esenciales durante el evento, no hubo ninguna transferencia financiera".

El comunicado resalta que el papa Francisco reconoció el "gran trabajo" realizado por el comité organizador.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?