Vaticano

El Papa Francisco revaloriza el papel de las mujeres en la iglesia

“Que las mujeres no se sientan invitadas, sino plenamente partícipes de los varios ámbitos de la vida social y eclesial”, ha insistido el Papa.

 


Una vez más el Papa argentino aborda el tema de la mujer en la Iglesia pero en esta ocasión ha asegurado que “la Iglesia es mujer, la Iglesia, no el Iglesia” durante el discurso al término de la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la Cultura con el tema ‘Culturas femeninas: entre igualdad y diferencia’ como habíamos informado en Religión Confidencial.

“El argumento que habéis elegido me ha llegado al corazón, y ya en diversas ocasiones he tenido la ocasión de tocarlo y de invitar a profundizarlo. Se trata de estudiar criterios y nuevas modalidades con el fin que las mujeres no se sientan invitadas, sino plenamente participes de los varios ámbitos de la vida social y eclesial”, ha precisado. 

Esta cuestión "es un desafío que no se pospone más” lo ha pedido a “los pastores de las comunidades cristianas” que representan la Iglesia Universal pero también a “los laicos y las laicas en diversos modos empeñados en la cultura, en la educación, en la economía, en la política, en el mundo del trabajo, en las familias y en las instituciones religiosas”.

El Papa ha pedido buscar el equilibrio entre el hombre y la mujer “en todas las partes de la Tierra, en el corazón de todas las culturas y en el diálogo con las diferentes pertenencias religiosas”  porque en la sociedad “no se han eliminado del todo los efectos negativos del modelo de subordinación social de la mujer al hombre”.

Asimismo, ha condenado “toda forma de esclavitud, de mercantilización, de mutilación del cuerpo de la mujer” y ha puesto en relieve, en este contexto, “la dolorosa situación de tantas mujeres pobres, obligadas a vivir en condiciones de peligro, de explotación, relegadas a los márgenes de la sociedad, víctimas de una cultura del descarte”.

Por otro lado, el Papa ha resaltado “la contribución de tantas mujeres que trabajan en la familia, en el campo de la educación a la fe, en la actividad pastoral, en la formación escolar, pero también en las estructuras sociales, culturales y económicas”.

Acerca de la dimensión femenina en la Iglesia, el Pontífice la ha descrito como un “vientre acogedor que regenera la vida” ya que las mujeres “saben encarnar el cariño de Dios, su misericordia, que se traduce más en donar tiempo, que en ocupar espacios, en acoger, en lugar de excluir”.

Por este motivo, el Papa ha reiterado que está “convencido en la urgencia de ofrecer espacios a las mujeres en la vida de la Iglesia y de acogerlas, teniendo en cuenta su sensibilidad cultural y social” por lo que ha animado a una presencia femenina más capilar e incisiva en la comunidad para ver “muchas mujeres involucradas en las responsabilidades pastorales, en el acompañamiento de las personas, familias y grupos, y en la reflexión teológica”.

También, ha exhortado a no olvidar “el rol insustituible de la mujer en la familia” porque su “delicadeza, particular sensibilidad y ternura” son una fuerza para la vida de las familias que permite un clima de serenidad y de armonía. 

En esta línea, el Papa Francisco ha invitado a “animar y promover la presencia eficaz de las mujeres en tantos ámbitos de la esfera pública, en el mundo del trabajo y en lugares donde vienen adoptadas decisiones importantes, y al mismo tiempo mantener su presencia y atención preferencial por y en la familia”.

Al concluir, el Papa ha animado a “no dejar solas a las mujeres” sino que “todas las instituciones, incluida la comunidad eclesial, están llamadas a garantizar la libertad de elección por las mujeres, de modo que tengan la posibilidad de asumir responsabilidades sociales y eclesiales, en un modo armónico con la vida familiar”.

Twitter: @mercedesdelat


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?