Vaticano

Cristianos perseguidos, Oriente Medio, Irán y África, claves del mensaje de Pascua de Francisco

Quien cree en Dios "no necesita usar la violencia", afirmó el Papa, al tiempo que evocó el "sufrimiento" de los cristianos perseguidos por los grupos yihadistas

<p>Tras visitar la Mezquita Sultan Ahmet y  el Museo de Santa Sofia, el Papa Francisco se ha trasladado a la  representación pontificia de Estambul llamada ‘Casa Roncalli’.</p>
photo_camera El Papa se reúne con representantes de las comunidades Católicas de Turquía

Después de celebrar la Misa y antes de pronunciar su bendición Urbi et Orbi en San Pedro, el Papa invocó la paz en Siria e Irak, Nigeria, Yemen o en Ucrania. También dio la bienvenida al acuerdo nuclear iraní con las grandes potencias.


En su tradicional mensaje de Pascua, el Papa Francisco denunció ante unos 50.000 fieles la "competitividad" en el mundo y "el orgullo que alimenta la violencia y la guerra", proponiendo, en su lugar, "humildad", "servicio", "perdón" y "paz".

"El que lleva en sí el poder de Dios, su amor y la justicia, no necesita recurrir a la violencia; él habla y actúa con la fuerza de la verdad, la belleza y el amor", argumentó el Papa, mientras que numerosos cristianos y otras minorías religiosas son objetivo de los grupos extremistas musulmanes en el Medio Oriente y África. Después de referirse a "el sufrimiento de tantos de nuestros hermanos perseguidos", el Papa mencionó el ataque mortal que tres días antes se había llevado a cabo por islamistas somalíes en Kenia, en la Universidad de Garissa.

Desde el balcón de la Basílica de San Pedro, Francisco deseó "que se detenga el fragor de las armas" en Siria e Irak, y pidió una reanudación del proceso de paz entre israelíes y palestinos. También deseó "que se detenga el derramamiento de sangre absurda" en Libia y que haya paz en Yemen, al tiempo que dio la bienvenida al acuerdo nuclear iraní negociado en Lausana (Suiza) el 2 de abril, deseando que sea "un paso definitivo hacia un mundo más seguro y más fraterno".

Asimismo, denunció la "esclavitud", a los "los traficantes de drogas" y a los "traficantes de armas que hacen dinero con la sangre de los hombres y las mujeres", y aseguró que Ucrania tiene la esperanza de que "puede encontrar la paz."

Al final de este mensaje, el Papa, de 78 años, dio la tradicional bendición "Urbi et Orbi" -a la ciudad de Roma y en el mundo-. Dos horas antes, ante decenas de miles de fieles, celebró la misa de Pascua. Al final de la misa, y antes de unirse a la logia de la basílica vaticana, el Papa había hecho un recorrido por el lugar en papamóvil.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?