Vaticano

Cañizares advierte que la gran debilidad de la Iglesia son las misas celebradas de cualquier manera y la rutina en la liturgia

El cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, ha señalado en una entrevista que la gran debilidad de la Iglesia son las “misas celebradas de cualquier manera o participadas en cualquier disposición” y la “rutina, mediocridad, trivialización y superficialidad” a la hora de vivir la liturgia.

En una entrevista publicada por “Vida nueva”, el cardenal Cañizares reconoce que la liturgia “no está siendo el alma, la fuente y la meta de la vida de muchos cristianos, seglares y sacerdotes”. Y pone de manifiesta la urgente necesidad de que los fieles sean conscientes de que “la liturgia es, ante todo, obra de Dios y nada se puede anteponer a ella”. Cañizares explica que sólo Dios podrá renovar y cambiar el mundo, si se le pone en el centro de todo.

El cardenal lleva más de dos años al frente de la Congregación para el Culto Divino, tiempo durante el cual se han puesto en marcha “no pocos proyectos” encaminados a “impulsar un decidido y amplio movimiento para reavivar el genuino sentido y el espíritu de la liturgia en la Iglesia”. Y concluye que solo se podrá impulsar la nueva evangelización si la liturgia, y especialmente la Eucaristía, “recobra el lugar que le pertenece en la vida de todos los cristianos”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?