Vaticano

El Pontífice, conmovido

Audiencia del Papa a Cañizares: “Francisco nos felicita por nuestra respuesta ante el drama del Aquarius”

El cardenal informó al Santo Padre del operativo de la Iglesia en Valencia para recibir a los 629 inmigrantes. Ha escrito una carta a los fieles

El cardenal Cañizares con la carta escrita a la diócesis.
photo_cameraEl cardenal Cañizares con la carta escrita a la diócesis.

El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, se dirigió ayer mediante una carta a la diócesis para agradecer todas las muestras de apoyo al operativo de la Iglesia en Valencia, y que expuso en la audiencia concedida por el Santo Padre.

El Papa le comentó: “Me habéis conmovido, cómo os comportáis. Os felicito y agradezco a la diócesis de Valencia la prontitud y generosidad con que habéis reaccionado, el ejemplo que estáis dando de caridad con estas pobres gentes”.

Cañizares afirma en su carta que “estamos siguiendo con verdadero y apasionado interés, asombro, estupor, compasión, dolor y aún vergüenza, durante largos y angustiosos días, la travesía de 629 personas por el Mediterráneo, mar que está siendo boca y tumba anónima, insaciable y devoradora que se traga o se ha tragado ya santísimas víctimas de la injusticia, de los egoísmos de los poderosos, de la crueldad humana, de intereses bastardos inconfesables de mafias y de la cerrazón en sí mismas de las naciones”.

El cardenal añade que “ante esta situación y otras similares que todos conocemos y tenemos en mente desgraciadamente, nos vamos acostumbrando de manera cada vez más insensible”.

“Golpetazo” del Aquarius

“Lo del Aquarius ha sido como un golpetazo que ha sacudido nuestras conciencias y nos ha puesto en pie para atender a los que llaman a la puerta del corazón y a la conciencia colectiva de pueblos y naciones, y llaman a las gentes de buena voluntad, y llaman sobre todo a la conciencia humanitaria y cristiana”, manifiesta Cañizares.

“Desde el primer momento, la diócesis de Valencia se puso en pie de marcha y servicio, y se ofreció de inmediato, se abrió sin retrasarse ni un ápice a socorrer esta necesidad perentoria”, destacó el cardenal, añadiendo que “la diócesis de Valencia, como enseña el Papa Francisco, está dispuesta y pronta para acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”.

El prelado subrayó que la Iglesia en Valencia ha ofrecido y hará “todo lo que haga falta y esté en nuestras manos: sin cálculos” y “los próximos días se concretará esta voluntad general de la diócesis con medidas precisas”.

Antonio Cañizares alentó ayer a ayudar “a vuestras autoridades, colaborad con ellas, que ellas también están dando un ejemplo de solidaridad y razón justa que aplaudo y admiro. Yo también, personalmente, aplaudo, y agradezco, en este punto, a nuestras autoridades”.

Cuatro hogares para menores

El fuerte oleaje en el Mediterráneo ha retrasado la llegada del “Aquarius” a Valencia, donde se espera que llegue mañana, domingo, o tal vez hoy por la noche.

Siguiendo las directrices del cardenal Cañizares, de poner a disposición de esta emergencia humanitaria todos los recursos de la diócesis, desde el gabinete de coordinación de la diócesis han confirmado a Religión Confidencial que ayer estuvieron preparando cuatro hogares para menores, pues tal vez es el problema más grave que se tiene que asumir con los 629 inmigrantes del barco, 123 de ellos menores no acompañados”.

Hay otros niños que vienen con sus familias, y en el caso de estas familias con menores se quedarán en Valencia. Desde el gabinete de coordinación diocesano tienen preparados 48 pisos, de la diócesis, parroquias y otras entidades “para alojar a cuantas familias se nos pida”.

Según ha sabido RC, “en principio los 123 menores no acompañados inicialmente serán trasladados a Alicante, para ir decidiendo su atención inmediatamente posterior, pero hay que esperar a ver cómo llegan a Valencia”.

Desde el Gobierno valenciano, y de acuerdo con las instrucciones de Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno central – que se reunión el pasado jueves con Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana – se ha establecido una atención escalonada de los inmigrantes que lleguen en el “Aquarius” y los dos barcos que le acompañan, “a intervalos de entre dos y tres horas, de manera que la atención a cada inmigrante sea individual para garantizar la atención más esmerada”. 

Además, las autoridades han decidido que no haya presencia de políticos en la llegada de los inmigrantes al puerto de Valencia.

Según afirmó Carmen Calvo, una parte de los inmigrantes irá a los Centros de Internamiento de Extranjeros – como inmigrantes irregulares, para ser devueltos a los países de origen -, otros con petición de asilo y en condición de “refugiados” se distribuirán en diversos lugares de España, y otros a centros de acogida como es el caso de los menores y mujeres embarazadas.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes