Ultima_hora

Antonio Robles atribuye los excesos del nacionalismo en Cataluña en buena parte a la colaboración de los equidistantes

Presentará en Madrid el lunes "Equidistantes exquisitos", acompañado de Boadella, Redondo, Girauta e Inda

Presentará en Madrid el lunes "Equidistantes exquisitos", acompañado de Boadella, Redondo, Girauta e Inda

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El político y escritor Antonio Robles, quien acaba de publicar su último libro "Equidistantes exquisitos", denuncia que en el caso catalán este tipo de personajes siempre acaban colocando en pie de igualdad al agresor y al agredido, subrayando que "si el nacionalismo nos ha traído hasta aquí, en buena parte, se debe a esa colaboración".

Robles presentará el próximo lunes en Madrid el mencionado libro, acompañado por el dramaturgo Albert Boadella, los expolíticos Nicolás Redondo y Juan Carlos Girauta y el periodista Eduardo Inda.

COLABORACIÓN CON EL AGRESOR

En una entrevista con Europa Press, Robles señala que los personajes retratados en "el paisaje del catalanismo supremacista" como "Equidistantes exquisitos" son personas, que en un contexto de arbitrariedad, y agresión al Estado de Derecho y a la libertad, callan, justifican, o peor aún, estigmatizan a quienes se rebelan contra el mal, o directamente colaboran con los agresores".

"La más sibilina de las equidistancias es la del cobarde que coloca en pie de igualdad al agresor y al agredido, pero por arte de magia siempre acaba reforzando al agresor. Si el nacionalismo nos ha traído hasta aquí, en buena parte, se debe a esa colaboración. La sentencia de Burke, 'para que venza el mal sólo es preciso que los buenos no hagan nada', toma todo su sentido con ellos", argumenta.

En su libro, Robles coloca en esa categoría de "equidistantes exquisitos" a una cuarentena de personajes tan dispares como Luis del Olmo, José Luis Rodríguez Zapatero, Rafael Ribó, el Rey emérito, Vázquez Montalbán, Josep María Álvarez, Miquel Iceta, Pedro Sánchez, Josep Piqué, ElGran Wyoming, Meritxel Batet o Joaquín Sabina.

Robles dice que éstos son solo una muestra de miles, pero si se ha llegado a la actual situación "es porque unos y otros colaboraron con el mal". "En el País Vasco la huella ya es electoral: dos generaciones de equidistantes han permitido crear una atmósfera emocional contra España y la democracia, que será muy difícil revertir. Y ellos lo han propiciado", considera.

No obstante, considera que "quizás lo peor sea la atmósfera cobarde, vencida, equidistante, que ha ido legitimando la exclusión como algo normal y desactivando la contestación social". "No hay peor mal que el vicio se convierta en costumbre y acabe por pasar desapercibido", añadió.

Antonio Robles considera que la equidistancia no tiene ideología, hay gente de izquierdas, derechas, nacionalistas y no nacionalistas. "Porque la cobardía, la falta de honestidad intelectual, la deslealtad o el colaboracionismo no son de izquierdas ni de derechas, es personal. Como casi todo. Quizás el peor mal de la política actual sea la falta de honestidad personal generalizada, como si para ejercer de político sea imprescindible mentir, manipular, faltar a la palabra dada o ser un indocumentado", explicó.

El exdiputado de Ciudadanos entiende que en un Estado de Derecho es imprescindible el respeto a las normas establecidas y a los mecanismos de contrapeso de los poderes del Estado, pero también poseer valores para no manipularlos. "Y lo que hoy nos está fallando, son los valores clásicos de convivencia y vergüenza social", concluyó.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?