Solidaridad

Ningún contagiado en los centros de exclusión de la Fundación Padre Garralda

Los cien enfermos drogodependientes, personas de la calle y enfermos terminales, están cumpliendo íntegramente el confinamiento

Desinfección en la Fundación P. Garralda-Horizontes Abiertos.
photo_cameraDesinfección en la Fundación P. Garralda-Horizontes Abiertos.

La Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos, que se dedica a ayudar a los más desfavorecidos desde hace 40 años, acoge a casi 100 enfermos drogodependientes con distintas patologías asociadas en su centro de Rehabilitación de Las Tablas en Madrid.

Muchos de ellos están laboralmente activos, y estuvieron entrando y saliendo del centro hasta el día 15 de marzo.

"Ese día, se cerraron las puertas para los pacientes y todos ellos han mantenido la cuarentena de forma impecable, atendidos de manera telefónica por los psiquiatras de los centros sanitarios a los que están adscritos, y de manera presencial por los casi 80 profesionales que les atienden entre psicólogos, educadores sociales y sanitarios, en turnos de 8 horas durante las 24 horas del día", explican desde la Fundación a Religión Confidencial. 

Enfermos con distintas patologías 

El confinamiento ha dado frutos y de las casi 100 personas en severa exclusión social de la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos, ninguno se ha contagiado por coronavirus. 

"Hablamos de enfermos drogodependientes muchos de ellos con diferentes patologías añadidas, personas de la calle “sin techo” enfermos terminales, y madres con hijos víctimas de violencia de género o en cumplimiento penitenciario, en pisos de la Fundación", señalan desde la entidad.

El régimen residencial de estos chicos implica compartir dormitorios y cuartos de baño, 
así como salas de uso social compartidas. Por esta razón, desde el primer momento
se intensificaron al máximo por parte de los propios profesionales que les atienden, las
medidas de limpieza de dormitorios y salas.

Asimismo, se llevaron a cabo reiteradas reuniones informativas sobre la importancia de la higiene personal y lavado de manos.

Equipo de profesionales 

Este “éxito sanitario” de la Fundación, ha sido posible gracias a la eficacia y rigurosidad de su equipo de profesionales, que cada día entraban y salían del centro y sabían que de la salvaguarda de su propia salud dependía la salud de todos los chicos del centro.

"El equipo de profesionales de la Fundación ha estado en contacto permanente con la Consejería de Sanidad de Madrid, durante todo este tiempo. Además de este colectivo de personas enfermas, la Fundación aloja igualmente a quince personas “sin techo” la mayoría enfermos terminales o convalecientes de enfermedades graves", explican desde la Fundación. 

También aloja en pisos compartidos a más de 25 madres con sus hijos, algunas de ellas en cumplimiento penitenciario o en libertad vigilada. Tampoco se ha producido contagio alguno en ninguno de estos pisos, a pesar de ser población tremendamente vulnerable.
La mayoría de los residentes de la Fundación saben que el Padre Garralda (fallecido
en 2018) les sigue protegiendo allá donde se encuentre.

Dedicación a los más desfavorecidos 

La Fundación Padre Garralda - Horizontes Abiertos nació en 1978 con la intención de dedicarse a los más desfavorecidos, una labor que ha desempeñado hasta el momento trabajando por la integración social de los distintos sectores que se encuentran en situación de marginación, como son los toxicómanos, los presos, los hijos menores de mujeres encarceladas que viven con sus madres en la cárcel, los sin techo y los enfermos de VIH.

La Fundación cuenta con el trabajo y la dedicación de más de 200 voluntarios y 110 profesionales en toda España, que han hecho posible, gracias a la colaboración de organismos públicos y entidades privadas, así como a las aportaciones de particulares, atender a más de 50.000 personas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?