Solidaridad

Nace “Home Volunteer”, de la Católica de Valencia para acompañar a los que sufren por el COVID-19

Una de las impulsoras: "El coronavirus es una experiencia desoladora, pero los sanitarios hemos recuperado un compañerismo que se había perdido”

Escuela de Voluntario de la UCV.
photo_cameraEscuela de Voluntario de la UCV.

 La Escuela de Voluntariado de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ha diseñado el programa ‘Home Volunteer’ porque “ahora, más que nunca, estamos apremiados a acompañar y estar con quienes más nos necesitan”, afirma su responsable, María Ángeles Benito.

Esta iniciativa “nos recuerda que ser voluntario es una actitud ante la vida, y si los retos de la sociedad son nuevos, como voluntarios cambiamos las respuestas y actuamos con corazón de servicio”, añade.

Aunque debido a la extraordinaria situación actual -en la que se han suspendido temporalmente todos los voluntariados presenciales- los voluntarios de la UCV han estado trabajando desde sus casas desde el primer día de confinamiento.

Así, han ido compartiendo distintas propuestas en espacios web para dilucidar, entre todos, qué acciones podían implementar (hacer la compra de modo responsable y generoso, ayudar a tranquilizar y serenar a los ciudadanos, pedir ayuda a Dios y confiar, acordarse del prójimo…).

Dos programas: cartas a ingresados y a mayores

A petición de dos estudiantes (Judith Izquierdo, de primer curso del Grado en Enfermería y Marta Abarca, antigua alumna de Fisioterapia y Terapia ocupacional) se ha dado un paso más para arrancar esta iniciativa, que, por ahora, incluye dos programas. El primero, ‘Mensajes de esperanza’, consiste en escribir cartas a pacientes ingresados en el Hospital General de Valencia, de modo que “nuestras palabras de aliento y ánimo les den la fuerza necesaria para recuperarse lo antes posible”, detalla.
 
Judith trabaja como auxiliar de Enfermería en este centro hospitalario e, inspirada en una médico de Madrid, ha puesto en marcha el proyecto. “Mi sala se ha convertido en una sala de coronavirus y los pacientes están muy solos, porque entramos lo justo. Sin embargo, escribiéndoles saben que los ciudadanos estamos con ellos, que no los olvidamos”.
 
Esta joven quiere que las cartas lleguen también a las UCI, pues “aunque los pacientes están intubados y sedados, estoy convencida de que nos oyen.  Sobre todo, a los que se encuentran cercanos a la muerte, hay que acompañarles con todo nuestro cariño”.
 
Como profesional, Judith comparte narra lo que está viviendo. “El coronavirus es una experiencia desoladora, pero está mostrando lo mejor que llevamos todos dentro; a los sanitarios nos está sacando el lado más humilde y generoso, hemos recuperado un compañerismo entre nosotros que se había perdido”.
 
El segundo programa, ‘Conectando personas’, que se desarrolla en colaboración con Residencias Lares y Residencia San Blas, donde trabaja Marta, quiere acompañar a personas mayores poniendo a los voluntarios en contacto directo con ellos a través de cartas y mensajes.

"En nuestra residencia ya tenemos varios casos positivos y ancianos en aislamiento; así queremos animarles, que vean que la gente está con ellos. Las cartas van a ir dirigidas personalmente a los residentes, porque somos una residencia muy familiar, de treinta y cinco personas. La idea es que ellos puedan contestar a través de audios y vídeos”.   
 
La iniciativa está teniendo una gran respuesta. Todo aquell que quiera sumarse a "Home
Volunteer"; puede hacerlo a través de la siguiente dirección web:  

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?