Solidaridad

Manos Unidas Valencia impulsa la construcción de una presa en una zona rural de Etiopía

La diócesis de Emdibir es el centro de coordinación al desarrollo de la Iglesia católica de Etiopía

Manos Unidas Valencia.
photo_cameraManos Unidas Valencia.

Manos Unidas Valencia ha impulsado en Etiopía un proyecto para contribuir a la mejora de la seguridad alimentaria a través de la construcción de una presa en el río Kecher, en la ciudad etíope de Emdibir, según ha sabido Religión Confidencial.

El proyecto, desarrollado en el distrito de Cheha, incluye junto a la presa la ampliación de  los canales del río y la instalación de un sistema de riego para 50 hectáreas, que está previsto sean destinadas al cultivo de tomates, zanahorias, patatas, cebollas y repollos.

Iglesia Católica en Etiopía

Manos Unidas es una ONG de la Iglesia católica y de voluntarios de España para la ayuda, promoción y desarrollo de los países del tercer mundo, luchando contra el hambre, la ruina, el desalojo, la pobreza, el subdesarrollo y las causas que lo provocan.

La diócesis de Emdibir se constituyó en 2004 y es el centro de coordinación al desarrollo de la Iglesia católica de Etiopía, cuyas actividades principales son la educación, salud,  abastecimiento de agua, agricultura y seguridad alimentaria.

La mayoría de la población de Emdibir, situada al suroeste de la capital etíope de Addis Abeba, vive de la agricultura y del pastoreo, en un modelo de economía de subsistencia. Las familias se alimentan de ensete, un producto con escaso valor nutritivo, con el que sólo llegan a cubrir sus necesidades alimentarias de 3 a 6 meses al año.

Zona azotada por la sequía

A pesar de contar con huertos familiares en tierras fértiles, la sequía que afecta a Etiopía ha castigado la región de Emdibir, lo que implica el empeoramiento de las cosechas y la consecuente necesidad alimentaria.

El proyecto impulsado por Manos Unidas, en el que los propios beneficiarios contribuirán con su mano de obra, permitirá aumentar la productividad y el volumen de la cosecha mediante la mejora del sistema de riego y la construcción de la infraestructura necesaria para desviar el agua del río Kecher. 

Igualmente, entre los objetivos del proyecto está la compra de semillas de tubérculos y vegetales, la capacitación de los agricultores en técnicas modernas, el empleo de personal para impartir cursos de formación y la comercialización de los productos sobrantes, así como la construcción de un almacén refrigerado.

El proyecto beneficiará de forma directa a 147 familias, lo que supone casi 900 personas, de la Asociación Campesina de Girrardibir, dedicadas a la agricultura y pertenecientes a la etnia Guraghe, en la que se profesan las religiones católica, ortodoxa, protestante y musulmana.  Una iniciativa, que además, de forma indirecta, beneficiará a un total de 400 familias, lo que supone cerca de 2400 personas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?