Solidaridad

Cáritas alerta: una familia de cuatro miembros con ingresos de 2.900€ al mes es un hogar vulnerable

Tres de cada diez hogares no cuentan con ingresos suficientes para alcanzar unas condiciones de vida dignas

Rueda de prensa de Cáritas.
photo_camera Rueda de prensa de Cáritas.

Cáritas y la Fundación FOESSA han presentado el estudio  “El coste de la vida y estrategias familiares para abordarlo”  en el que constatan que tres de cada diez hogares en España (31,5%, unos seis millones de familias) no cuentan con un presupuesto que garantice unas condiciones de vida dignas. 

Ponen un ejemplo: una familia de cuatro miembros, con hijos adolescentes que residen en Madrid y que no cuenta con 2.900 euros al mes es un hogar vulnerable. En el caso de Orense, por ejemplo, desciende a 2.400 euros. 

Otros casos: un hogar unipersonal en Barcelona, supone vivir con menos de 1.400 euros mensuales frente a casi 1.000 euros en Cáceres. Para un hogar monoparental con dos niños menores de 12 años de edad supone vivir con menos de 2.200 euros en San Sebastián y cerca de 1.300 euros en Ciudad Real.

Alquiler, deudas, desempleo...

“Los hogares con graves dificultades para satisfacer sus necesidades básicas se encuentran, sobre todo, entre los que viven en alquiler, hogares con presencia de niños y niñas en edad de estudiar, personas con discapacidad o situación de dependencia, la existencia de deudas, la ausencia de ingresos estables y el desempleo de alguno o todos los miembros activos del hogar. Es crucial, además, considerar la brecha de género y el conjunto de dificultades añadidas que soportan los hogares encabezados por una mujer sola con la responsabilidad exclusiva de la crianza de los niños” ha explicado Thomas Ubrich, miembro del equipo técnico de la Fundación FOESSA.

Debido a estas dificultades, el informe de Cáritas señala que seis de cada diez hogares vulnerables han reducido el consumo de electricidad, gas o agua y cerca de medio millón de familias con niños han dejado de usar el comedor escolar por no poder costearlo. 

Además, siete de cada diez hogares vulnerables han renunciado o han reducido sus gastos en ropa y calzado y casi la mitad han recortado el presupuesto familiar en alimentación (3 millones de hogares), hasta el punto de que una cuarta parte de ellos no puede llevar la dieta especial que necesita por cuestiones médicas. 

Presupuesto de Referencia 

Para llegar a la conclusión de qué tipo de hogares son los vulnerables, el estudio ha tomado como sistema de medición lo que llaman el Presupuesto de Referencia para unas Condiciones de Vida Dignas (PRCVD). 

Se trata de un sistema de medición complementario, que permite abordar la pobreza no solo a partir de los ingresos disponibles, sino que los asocia a las necesidades básicas de los hogares.

“El PRCVD establece el presupuesto mínimo que necesita una familia para vivir con dignidad en un contexto concreto. La intención es adaptar dicho presupuesto a las características específicas de cada tipo de hogar, de forma que la pobreza no se defina de manera abstracta, atendiendo únicamente a los ingresos, sino de una forma concreta, en relación con las necesidades de los hogares”, ha precisado Ubrich.

Este indicador -sobre el que la UE también está trabajando con el objetivo de definir una metodología común de medición en los estados miembros- contempla no solo el acceso a los alimentos, sino también otros bienes necesarios tales como la vivienda, su equipamiento o suministros (energía o internet).

Además, toma en cuenta el acceso a derechos como la educación, el ocio, los gastos sanitarios o la atención a las situaciones de dependencia. En resumen, el presupuesto resultante es la suma de ocho partidas de gastos necesarios para que cualquier hogar pueda vivir en condiciones de vida dignas.

Políticas públicas 

“La incertidumbre generada por la guerra en Ucrania, la evolución de los costes energéticos y las cifras de inflación observadas en los últimos meses han incrementado aún más el riesgo de enquistamiento o cronificación de estas situaciones de exclusión social”, ha advertido la secretaria general de Cáritas Española, Natalia Peiro. 

Frente a esta situación, Cáritas Española considera necesario que las políticas públicas aborden la pobreza y la desigualdad desde una doble perspectiva: rescatando a las familias que más están sufriendo, pero también perfeccionando el sistema de protección social.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?