Solidaridad

La Fundación Madrina cubrió el 90% de casos de infancia y maternidad vulnerables de Madrid durante la pandemia

Atendió a 4.000 familias al día y repartió más de 20 toneladas de alimentos diarias

Voluntarios organizando ayuda en la parroquia.
photo_camera Voluntarios organizando ayuda en la parroquia.

Durante la pandemia, la Fundación Madrina ha pasado de cubrir el 60% de todas las emergencias de infancia y maternidad vulnerable de la Comunidad de Madrid a hacerse cargo del 90% de las personas en esta situación.

Conrado Giménez, su presidente y fundador, asegura que la crisis social que ha dejado el coronavirus ha transformado las colas del hambre en colas de personas sin recursos y sin hogar, dejando en una situación especialmente delicada a las mujeres que son madres y a sus hijos. Tanto es así que el gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Madrid les abrieron las puertas de los servicios sociales para que sus dos mil voluntarios ayudaran con las necesidades básicas de las personas más vulnerables de la Comunidad.

Las cifras de personas y alimentos de esta institución se han multiplicado exponencialmente. Antes de la pandemia, la Fundación Madrina atendía a unas 400 familias al día y llegaban a repartir unas 30 toneladas de comida cada 3 meses. Ahora, asegura su presidente, unas 4.000 familias recurren a la Fundación todos los días y se distribuyen 20 toneladas diarias. Madrina también ayuda a instituciones como Cáritas,  parroquias o asociaciones de vecinos en estado de necesidad.

España Vacía

Para muchas de estas familias sin recursos, la Fundación ha desarrollado el programa Pueblos Madrina. Esta iniciativa propone realojar a aquellas familias vulnerables en pueblos de España en estado de despoblación, mediante convenios con el ayuntamiento local por los que se consiguen alquileres a bajo coste, ofertas de trabajo para los padres y la oportunidad de empezar una nueva vida.

Para las madres solteras, la iniciativa Abuelos Madrina, propone lo mismo pero en este caso son las personas mayores que sufren de soledad las que alojan a las mujeres con sus hijos.

En 2021, la Fundación ha realojado a más de 100 familias y 300 niños, y tienen a 700 más a la espera de ser reubicadas.

Conrado Giménez asegura que con esta iniciativa se evita el cierre de los colegios de los pueblos por la falta de alumnos. También se consigue que estos niños, muchos de ellos inadaptados y en situaciones críticas, tengan una atención personalizada y consigan mejorar sus calificaciones, ya que pasan de clases de 30 personas a unas donde no superan la decena de alumnos por profesor.

A parte de esto, la Fundación cuenta con el centro SAMI, un centro clínico donde recibieron más de 250.000 llamadas de emergencia y desde el que repartieron 15.000 ‘canastillas bebé’ para ayudar a los recién nacidos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?