Solidaridad

El deseo de cambiar el mundo tiene cauce. Un estudiante de INEF comienza un proyecto que une el deporte y los valores con ayuda de Think Big Jóvenes

La Fundación Telefónica ofrece a los jóvenes la oportunidad de hacer realidad su plan concreto para mejorar una situación. Los convierte en emprendedores y les proporciona los medios para llevarlo a cabo. Pablo Sanz García, estudiante de INEF, propone un deporte diferente y para todos. Un deporte inclusivo y no exclusivo.

En el deporte, el mundo parece exigir competencia, exclusividad y superioridad. La imagen del jugador insultando al árbitro ya no es extraña para nadie. Virtudes como el respeto hacia el rival, el deporte de participación y el juego sin elitismos son extrañas y a veces incluso se ponen en duda. La mítica frase de "lo importante es participar" se ha convertido en un tópico en el que poca gente profundiza.

Contra esta realidad nace el proyecto Deporte y valores, ideado y promovido por un joven estudiante de INEF que aprecia que algo se está haciendo mal en la educación en el deporte. Pablo Sanz García, de veinte años, apoyado por Think Big busca materializar un sueño. Una idea que para algunos puede parecer irreal pero en la que él ha visto un futuro concreto.

Pablo piensa en el deporte inclusivo, un deporte que recuerde la esencia del juego: la diversión, el aprendizaje y el compañerismo. "El deporte competitivo es mal entendido por la gente", afirma este estudiante. "La idea es montar una escuela. Para todos. Para que cualquier persona disfrute del deporte y lo conozca". La inclusión en el deporte cuenta especialmente a discapacitados, en concreto, con los niños con Síndrome de Down. Este proyecto surge de la experiencia. El haber vivido en un ambiente deportivo de exclusividad y competencia mal entendida ha generado este deseo de solventar las incompatibilidades entre deporte y competitividad.

Thing Big Jóvenes es un programa de la Fundación Telefónica que busca potenciar ideas de jóvenes que aspiran a cambiar la realidad. Su lema define su objetivo: es una idea que se alimenta de ideas. "Consiguen ilusionarte con lo que era una idea que solo se te había pasado por la cabeza" destaca Pablo Sanz. Afirma que ideas así logran activar a los jóvenes y verse capaces de hacer cosas. Tras ir superando una serie de fases, los proyectos seleccionados llegan a un nivel en el que reciben una pequeña cantidad de financiación y se les asigna un mentor voluntario que se dedica a apoyarles en su idea. Y poco a poco, lo que era un bosquejo se convierte en algo real.

Pablo prepara ya la siguiente fase. Con ayuda del Ayuntamiento y de la Fundación Telefónica abrirá su escuela en las próximas semanas. Móstoles ha sido el lugar elegido para proyectar esta diseño y hacerlo realidad. Empezarán con niños pero el objetivo es ampliarlo a adultos en un futuro. De momento, comenzarán paso por paso. Aquellos interesados en que sus familiares y amigos prueben esta nueva pero milenaria forma de hacer deporte puede escribir por correo electrónico a marmoleto_4@hotmail.com y comprobar que el deporte y los valores pueden funcionar como una sola pieza.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?