Solidaridad

Director de Cáritas diocesana de Castellón: “Calcuta está en nuestras calles”

Francisco Mir ha afirmado que la labor de Cáritas es muy desconocida y “a 31 de agosto ya hemos atendido a más personas que en 2021”

Encuentro de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón con los medios de comunicación.
photo_camera Encuentro de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón con los medios de comunicación.

En un encuentro con los directores y responsables de los medios de comunicación de la provincia de Castellón,  se despidió el que ha sido hasta ahora director de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, Juan Manuel Aragonés, que se hizo cargo tras jubilarse como presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, y ha sido director durante los últimos 14 años. Aragonés también ha sido director de Cáritas de la Comunidad Valenciana y Murcia.

Intervino el nuevo director de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, Francisco Mir Muñoz, que también tiene experiencia profesional en el ámbito de la gestión, en este caso bancaria y respondió a las diversas preguntas que se le formularon.

“Necesitamos a los medios de comunicación”

Mir subrayó la importancia de que “los ciudadanos, a través de los medios de comunicación, conozcan el trabajo diario de Cáritas en favor de los más desfavorecidos y que se encuentran en riesgo de exclusión social, pues la labor de Cáritas es muy desconocida”.

“Para que nuestra tarea sea más conocida, necesitamos – y cada vez más – a los medios de comunicación, también para lograr un mayor compromiso, ya que nadie se compromete en algo que no conoce bien”.

Cifras preocupantes

Francisco Mir destacó que, a 31 de agosto, ya se han superado las cifras de atención a personas vulnerables en todo el año 2021, en ámbitos como el de acogida y acompañamiento, o ayuda a buscar empleo, dentro de los 22 proyectos que lleva a cabo en la diócesis.

La incertidumbre económica y laboral es “enorme, nos damos cuenta, y procuramos estar preparados, para que toda persona y familia que tenga necesidades básicas por cubrir encuentre ayuda en Cáritas”.

Sobre los refugiados ucranianos, destacó que “se atiende a 16 familias, pensábamos que vendrían más, pero también algunas familias han regresado a Ucrania”.

Más necesidades…y menos voluntarios

“Las necesidades han aumentado, y es muy incierto lo que puede pasar en los próximos meses, pero los datos actuales son muy preocupantes: siguen en aumento las demandas de ayuda de todo tipo para necesidades básicas, y el número de voluntarios activos ha disminuido, como resultado de la pandemia: la mayoría son personas mayores y su regreso al voluntariado genera temores en ellos o en sus familias”, destacó.

Al ser preguntado por Religión Confidencial, Mir destacó la “prioridad de incrementar el número de voluntarios, sobre todo jóvenes, y no limitarse a jubilados recientes: precisamente por la pandemia, de los 900 voluntarios ‘nominales’, solo la mitad están activos ahora, momento en que hay especial necesidad de voluntarios”.

Para que se incorporen más voluntarios jóvenes desde Cáritas están acudiendo a institutos, colegios y universidades, para explicar la tarea y la necesidad de contar con ellos.

Proyectos “Betania” y “Bartimeo”

Francisco Mir destacó algunos de los 22 proyectos diocesanos que están en marcha, como es el caso del proyecto “Bartimeo”, que consiste en ir por las calles durante la noche para acompañar y ayudar a los indigentes, porque “Calcuta está en Castellón, en nuestras calles”.

Así mismo, y por iniciativa del obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Casimiro López, se ha impulsado el proyecto “Betania”. Se trata de que los ciudadanos que dispongan de pisos no ocupados los ofrezcan para familias vulnerables que tengan algunos ingresos, actuando Cáritas como seguro ante el propietario,  y “abonen un alquiler asequible, es decir, un alquiler social”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable