Solidaridad

Ocho de cada diez valencianos pagarían más impuestos para tener más prestaciones y servicios sociales

II Informe FOESSA-Cáritas cifra en un millón de personas en situación de exclusión en la Comunidad Valenciana

Presentacion FOESSA en Valencia.
photo_cameraPresentacion FOESSA en Valencia.

Ayer se presentó en Valencia el II Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en la Comunidad Valenciana, que arroja el dato de la exclusión social en tierras valencianas está por encima de la media nacional, tanto en situación de exclusión moderada como severa.

El informe fue presentado por Guillermo Fernández Maíllo, sociólogo del equipo de Cáritas Española y de la Fundación de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada (FOESSA) – y coordinador del VIII Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España 2019 -, acompañado por los directores de Cáritas en cada provincia valenciana: Víctor Manuel Mellado Pomares (Alicante), Juan Manuel Aragonés Beltrán (Castellón y de la Comunidad Autónoma) e  Ignacio Grande Ballesteros (Valencia).

472.000 personas en situación de exclusión social severa

El número de personas en riesgo de exclusión social en la Comunidad Valenciana es de un millón, lo que supone el 20,3% de la población. La Comunidad Valenciana tiene 4,9 millones de habitantes.

De ese millón de personas, 472.000 están en situación de exclusión social severa.

Siendo unos datos “dolorosos, al menos las personas que se encuentran en situación de exclusión severa se ha reducido notablemente desde 2013, pues son casi la mitad de lo que representaba hace seis años (46%)”, tal como destacó Guillermo Fernández.

El perfil donde más intensamente se sufre la exclusión social es el de hogares sustentados por mujeres (21%). El 63% de las personas sustentadoras principales en exclusión social son de nacionalidad española.

Los efectos de la crisis económica han perjudicado, sobre todo, al grupo poblacional con menos ingresos, pues ha visto mermada su renta en un 11,5%.

Problemas en empleo, salud y vivienda

“Entre los principales elementos que hablan de riesgo social en esta época nueva y que afectan con más fuerza a la Comunidad Valenciana, destacan el empleo, la vivienda y la salud”, expuso Guillermo Fernández.

En cuanto al empleo, se subrayó que el 15,7% de las personas que trabajan están en exclusión en la Comunidad Valenciana, seis puntos más que en el resto de España, destacando los que trabajan a tiempo parcial.

También en cuanto a la salud la Comunidad Valenciana presenta más problemas que en el resto de España. Un 18,1% de la población valenciana se ve afectada por algún factor de exclusión relacionado con la salud: tres de cuatro personas en exclusión severa y el 13,1% de la población reside en hogares que han dejado de comprar medicinas o seguir tratamientos por problemas económicos.

Así mismo, la vivienda digna “se ha convertido en un derecho inaccesible para muchas familias. El 17,7% de la población tiene alguna dificultad respecto a la vivienda, siete de cada diez personas en exclusión severa se encuentran afectadas”.

“Necesidad de nuevas fórmulas ante nuevos escenarios”

En la presentación del Informe se subrayó que ocho de cada diez valencianos optaría por tener más prestaciones y servicios sociales pagando más impuestos.

Para la Fundación FOESSA y las tres Cáritas de la Comunidad Valenciana, “es necesario afrontar nuestra forma de convivencia ante este proceso de mutación social, que hemos denominado la sociedad desvinculada”.

Propusieron un “trabajo conjunto de las administraciones públicas, las entidades no lucrativas y las empresas sociales, con las iniciativas ciudadanas y profesionales”.

También destacaron que “debemos plantearnos el acceso a la supervivencia de la personas a mecanismos de prestaciones y rentas condicionadas, o si estas deben convertirse en rentas garantizadas”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable