Solidaridad

Ayuda a la Iglesia

Amancio Ortega sigue de cerca dónde han ido los 20 millones que donó a Cáritas

Pide justificantes periódicos y quiere que el dinero vaya integro a las familias y no a las viviendas, “eso es problema del gobierno”

Amancio Ortega
photo_camera Amancio Ortega

La polémica donación que Amancio Ortega hizo el 24 de octubre de 2012 a Cáritas aún sigue dando sus frutos. El dinero, la mayor aportación de Cáritas en su historia está siendo repartido entre las parroquias de las vicarías más pobres de las diócesis. Amancio pidió expresamente que el dinero donado fuese para las personas, no para viviendas ni desahucios, puesto que el tema de las viviendas es algo que corresponde al Gobierno, en opinión de Amancio Ortega. Cada céntimo que se aporta a las familias tiene que justificarse por petición expresa del millonario y Cáritas aporta una resolución detallada con los gastos que se cubren.


Amancio pidió expresamente que el dinero donado fuese para las personas, no para viviendas ni desahucios, puesto que el tema de las viviendas es algo que corresponde al Gobierno, en opinión de Amancio Ortega. Cada céntimo que se aporta a las familias tiene que justificarse por petición expresa del millonario y Cáritas aporta una resolución detallada con los gastos que se cubren.

Sus detractores dicen que para él no es nada, tan solo un 0,05% de su patrimonio, unos 5€ para un español normal. Sin embargo, la realidad es que no han sido cinco, sino veinte millones de euros, el 8% de lo que Cáritas gestiona al año. Y aún les dura lo que Amancio Ortega dio el año pasado. Según confirmaron desde Cáritas a un redactor de Religión Confidencial el dinero se está entregando por vicarías según la pobreza y la necesidad de cada parroquia. Una voluntaria de la Vicaría V, explica que no es lo mismo el barrio de Chamberí que zonas como San Cristóbal o Vallecas, donde hay más gente que vive en situación de pobreza. En la administración del dinero del magnate de Inditex se ha tenido en cuenta esto así como la situación personal de las familias.

Contra lo que dicen las críticas, Amancio Ortega no ha dado el dinero y se ha desentendido. Según han informado a Religión Confidencial, entre las condiciones que tiene la donación, está contenida la obligación de rellenar una serie de documentos que demuestren con precisión a quién ha ido el dinero, para qué se ha utilizado y la situación en la que se encontraba la persona que lo ha recibido. El creador de Zara pidió que su donación no se destinase a pagar deudas de la vivienda sino que fuese directamente a las personas. Amancio considera que el problema de las viviendas tiene que ser solucionado por el Gobierno, aunque los voluntarios de Cáritas sí pueden pagar con ello la facturas de la luz, el gas, el agua, medicinas, libros escolares y alimentación de los que allí acuden.

Las fases de entrega de dinero son semestrales. Una parroquia de Villaverde recibió 5.000€ en siete meses, en fases de 2.500€. “Tenemos que rellenar documentos expresando quién recibe el dinero, los problemas que tiene esa familia y llevar los recibos originales”, explica una voluntaria. En las parroquias de las vicarías más pobres de Madrid destacan que se ha notado mucho la ayuda en estos últimos meses y que muchas familias han salido beneficiadas. “No damos el dinero en mano ni hacemos ningún ingreso personal -explican desde Cáritas- nosotros mismos pagamos los recibos y los presentamos en Cáritas Central mientras que a los que vienen a pedir les damos los alimentos, medicinas o el material escolar directamente”.

Según han declarado fuentes de Cáritas a Religión Confidencial se piensa que Amancio Ortega va a seguir haciendo donaciones. No es la primera vez que la familia Ortega aporta de su bolsillo a esta ONG de la Iglesia. Su hija, Marta Ortega, se casó hace dos años y donó todo el dinero que recibió a Cáritas y a la Cocina Económica. Ella junto con su esposo Sergio Álvarez, se acordaron también de Cáritas en su boda al enviar a los centros de la Coruña un menú extra. 


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable