Religión Confidencial

Las tarjetas de crédito, la transparencia y el Banco del Vaticano

Hace casi una semana que se acabó el pago con tarjetas de crédito en el Vaticano. La dirección de los Servicios Económicos del Governatorato, que gestiona el Estado Ciudad del Vaticano lo decidido así.

En el supermercado, la farmacia o el servicio fotográfico que albergan los muros vaticanos a partir de ahora sólo se podrá pagar con tarjetas del IOR -cuyos cajeros curiosamente están en latín y al que sólo tienen acceso algunos empleados vaticanos-, en efectivo o cheques. Pero sobre todo, los que sufren más este cambio inesperado y duro son los millones de visitantes que reciben los Museos Vaticanos y que, tan sólo en 2011 recaudaron unos 91 millones de euros.

Una medida sorprendente con la que comienza el 2013, y es que se trata de un año decisivo para que el Vaticano, sus cuentas y su banco entren en la 'white list'. De ahí lo inusual de la decisión, pero que le vale la pena si con ella aprueba el examen decisivo de Moneyval. Ya a finales de 2012 el Vaticano tomó otra importante medida para comenzar a poner en regla sus cuentas. Fue un reglamento de 34 puntos que ayudará a reducir los costes y vigilar, controlar, dirigir y programar las cuentas de los distintos organismos vaticanos.

Hasta ahora el pago con tarjetas de crédito dentro del Vaticano venía coordinado por Deutsche Bank Italia, que comenzó a operar en el Vaticano sin pedir las autorizaciones necesarias. En 2012 pidió regular su situación, pero se le negó. Por eso, el 1 de enero se hizo efectiva la legislación del Gobierno italiano para evitar el blanqueo de dinero que comenzó a aplicarse precisamente con la supresión del uso de tarjetas de crédito internacionales dentro de los muros vaticanos.

El Banco de Italia, que supervisa el sector financiero italiano, considera al Vaticano como un país extracomunitario de la Unión Europea y por lo tanto no puede aplicar las mismas normas de vigilancia que al resto de países que sí pertenecen a la UE. De ahí que no permita que se realicen trasferencias bancarias internacionales dentro del Estado Ciudad del Vaticano y que sólo sean válidas las del su propio banco, es decir, las del IOR.

Un banco que está en la dura carrera de poner en orden todos cuentas pero que hasta ahora no sigue sin presidente oficial, ya que tras la destitución de Ettore Gotti Tedeschi no se ha puesto un sustituto, aunque se rumorea la posibilidad de que el americano Carl Anderson, de los Caballeros de Colón, sea dentro de poco nombrado en su puesto.

@blancaruizanton

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?