Religión Confidencial

El ex decano de periodismo en Salamanca se marcha con los jesuitas a montar la facultad en Sevilla. El reto profesional, detrás del cambio

La expansión de Loyola-ETEA, la universidad que la Compañía de Jesús posee en Andalucía, se fragua poco a poco. Tras el éxito de las facultades situadas en Córdoba, ahora le toca el turno a Sevilla. En Palmas Altas, zona donde Abengoa ha cedido un par de edificios para albergar las nuevas instalaciones, se iniciarán nuevos grados. Uno de ellos, el de Comunicación y Educación, lo trazará estratégicamente Javier Nó Sánchez, el nuevo fichaje de los jesuitas que dejó a final del curso pasado la Pontificia de Salamanca, donde lideró el proyecto de la Facultad de Comunicación.

Nó Sánchez fue vicerrector y decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca hasta finales de Junio, cuando presentó su dimisión por motivos profesionales. En un principio, su salida extrañó porque apenas llevaba un par de años en el cargo. Rápidamente, la UPSA nombró nuevo decano y este eligió un nuevo decanato, sin coincidencias con el anterior.

La razón del traslado vendría por una oferta beneficiosa tanto en lo económico como en lo profesional. Por un lado, las dificultades financieras por las que atraviesa el centro universitario castellanoleonés habrían favorecido aún más la decisión de Nó de moverse hacia el sur. Por otro lado, la posibilidad de diseñar personalmente la puesta en marcha de un nuevo proyecto generó ilusión rápidamente en este catedrático de Tecnología de la Información.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?