Religión Confidencial

Una nueva oportunidad para los lefebvrianos

Es uno de los temas pendientes que el Vaticano tiene aún por resolver y también una batalla personal de Benedicto XVI desde los años como prefecto de la Doctrina de la Fe. A pesar de las generosas ofertas que hasta ahora han realizado al grupo tradicionalista y que éstos no han apreciado -y en ocasiones ni respondido- antes de Navidad el Vaticano les dio otra oportunidad más para volver a la unidad con la Iglesia católica.

Y sin embargo, aún no hay constancia de la respuesta por parte de los seguidores de Marcel Lefebre. La carta escrita por el arzobispo Agustine Di Noia, vicepresidente de la Comisión Ecclesia Dei que se encarga de las relaciones con este grupo tradicionalista, y dirigida a Bernard Fellay, superior de los lefebvrianos, y con una anotación expresa de hacerla llegar a todos los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.

La carta en cuestión fue revisada y aprobada por Benedicto XVI y en ella destaca "el fuerte deseo que el Papa tiene de superar las tensiones con la Fraternidad".

Son ocho páginas en las que Di Noia subraya la importancia de mantener la unidad en la Iglesia y la "necesidad de evitar el orgullo, la cólera y la impaciencia" para que se pueda reconocer la bondad de las posiciones de los otros que aunque no se compartan puedan ser examinadas "con buena fe".

Y es que "el desacuerdo -continúa la carta- en los puntos fundamentales no puede excluir el debate de las cuestiones controvertidas con espíritu de apertura". El vicepresidente de la Comisión Ecclesia Dei también hace referencia al "tono y al contenido" de las declaraciones que recientemente han hecho algunos miembros de los lefebvrianos y que han suscitado "perplejidad sobre las posibilidades reales de una reconciliación".

Y a pesar de haberlo hecho ya en otras ocasiones vuelven a proponer dos soluciones para que vuelvan a la Iglesia católica. En la primera el Vaticano reconocería el carisma de Monseñor Lefebvre y en especial la formación de los sacerdotes, pero no "la retórica contraproducente" ni "juzgar ni corregir la teología o a otros públicamente en la Iglesia". La segunda opción por la que podrían volver a la unión con Roma sería a través del documento 'Donum Veritatis', que fue escrito para los teólogos progresistas en 1990 y por el cual consideran legítimas las "divergencias teológicas, pero se les recuerda que las objeciones deben expresarse internamente y no públicamente para "estimular el Magisterio y no para realizar uno paralelo.

Di Noia también habla sobre el lugar de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en la Iglesia, dice que radica en el carisma que fue aprobado en 1970 que consistía especialmente en "formar sacerdotes para el servicio del Pueblo de Dios", precisa también que no se le pide a los seguidores de Lefebvre abandonar el celo propio de su fundador, sino más bien "renovarlo".

Así el vicepresidente de la comisión vaticana termina la carta asegurando que "tras 30 años de resentimiento es necesario que nuestras almas se sanen y purifiquen". Y recuerda que "no buscamos un fin humano, sino la reconciliación y la curación para la gracia de Dios". Otra llamada más a la unidad con Roma a la que el Vaticano espera su respuesta.

@blancaruizanton

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?