Religión Confidencial

La historia del Ya o cómo enterraron dos veces a don Ángel Herrera Oria

Se acaba de presentar una historia del diario 'Ya' que, bajo el título de 'Sinfonía de una tragedia' da cuenta de la memoria reciente del final de este periódico católico al que se comieron las deudas, los avances tecnológicos, los constantes cambios de rumbo, la falta de unidad de criterio entre quienes lo capitaneaban y el surgir de la prensa libre en la democracia española.

Últimas noticias


La obra, calificada de valiente por los expertos , en tanto en cuanto aborda realidades cuyos protagonistas aún viven, era una necesidad. La documentación es exhaustiva y procede de la memoria de los autores -compañeros del 'Ya' en distintas etapas- y del archivo de Francisco Guijarro, que se dejó la piel por salvar a la Editorial Católica.

Aunque los autores reconocen a Religión Confidencial que en este volumen de CEU Ediciones no está todo lo que pasó y son muchos los interrogantes que que dan en el aire, brillan dos escenas. Una, aquella en la que monseñor Antonio Montero, entonces responsable de la Comisión de Medios de la Conferencia Episcopal vaticinó que dejar caer al 'Ya' era como entrar por segunda vez al cardenal Ángel Herrera que, aún como seglar, fundó 'El Debate' del que el 'Ya' era heredero.

La segunda escena es la carta manuscrita recogida por el libro en la que un desesperado Francisco Guijarro escribe a Bernardo Herráez, vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, reconociendo la dramática situación de la Editorial Católica y pidiendo que se salvase la ideología y los puestos de trabajo si no se podía salvar más.

Lección viva la que recoge este libro que versa, al tiempo sobre una de las etapas más gloriosas y más trágicas del periodismo católico. En el aire queda la pregunta de si el periodismo católico en España será capaz de resucitar este mensaje de don Ángel por el que tantos hombres buenos pelearon en el 'Ya' y que acabó sucumbiendo a direcciones empresariales tan volátiles como el viento.

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes