Religión Confidencial

‘Por una mezquita de uso exclusivamente civil’, es la campaña que ha lanzado Europa Laica.Tiene como objetivo llevar al parlamento la ley hipotecaria para su derogación

Europa Laica quiere que la catedral de Córdoba sea de uso civil y no religioso. Se trata de un acto simbólico que se celebrará el 26 de octubre en la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Córdoba y que servirá como punto de partida para la puesta en marcha de una campaña de comunicación que comenzará a mitad de noviembre y por la que pretenden llevar al Parlamento la ley hipotecaria actual para su derogación.

Según ha podido conocer Religión Confidencial la asociación Europa Laica quiere utilizar como escenario la mezquita de Córdoba para presentar de forma oficial la que será su próxima campaña en contra de la confesión católica.

Denuncian "la apropiación que la iglesia católica ha realizado de la Mezquita de Córdoba, con su inscripción registral en base a esa figura legal denominada "inmatriculación", al igual que lo viene haciendo con multitud de bienes rústicos e inmuebles en el resto de España".

Los objetivos iniciales que pretenden dar a conocer en Córdoba se basan principalmente en que el Parlamento español derogue los puntos de la Ley Hipotecaria y su Reglamento porque aseguran que con esta reglamentación "se permite a los Obispos usurpar bienes rústicos y urbanos que pertenecen a la ciudadanía. Hacen hincapié en el caso de la mezquita de Córdoba del que dicen que al ser "Patrimonio de la Humanidad" el Estado lo debería desamortizar para convertirlo en un espacio cultural de uso exclusivamente civil.

Históricamente, la reivindicación ha llegado más por el lado de los musulmanes que demandan un uso compartido de la mezquita. Esta posibilidad solo podría darse judicialmente si el edificio perteneciese a Patrimonio Nacional. No es el caso, ya que la Iglesia detenta su propiedad desde hace casi 800 años.

En cuanto a la queja por la Ley Hipotecaria que supuestamente beneficia a la Iglesia, solamente entrarían en discusión aquellos bienes que no han sido declarados. Según Rafael Sánchez-Saus, ex rector de la Universidad CEU San Pablo, "pasa porque en la Iglesia no se dan transmisiones como sí ocurre con las herencias familiares; un bien puede permanecer cientos de años en sus manos y no queda registro en el papel". Sin embargo, cuando la autoridad competente deba atribuir o certificar su posesión, "el responsable de la diócesis, el obispo, es el que demuestra que el local está en posesión eclesial".

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable