Religión Confidencial

Seis nuevos cardenales para el quinto consistorio de Benedicto XVI

Tan sólo nueve meses después del último nombramiento de cardenales, Benedicto XVI vuelve a convocar un consistorio cardenalicio. El tope de 120 cardenales electores 'obliga' a ajustar las cuentas nombrando más purpurados.

Este consistorio sorprendió desde el mismo momento de su anuncio, durante una audiencia general y de manera totalmente inesperada. Se intuía que se darían nuevos nombramientos, pero todo apuntaba a que tuvieran lugar a principios de 2013 y que fueran cardenales los nuevos 'capi dicasterio', es decir, los jefes de los dicasterios, que recientemente habían sido nombrados en algunos altos cargos vaticanos.

Ya se daban por seguros los nombramientos de monseñor Rino Fisichella, presidente del recién nacido Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, el bibliotecario de la Santa Romana Iglesia, monseñor Jean-Louis Brugués o el nuevo presidente del Pontificio Consejo para la Familia, monseñor Vincenzo Paglia. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Tan solo seis nuevos cardenales y además, ninguno italiano.

En este consistorio los protagonistas son India, Nigeria y Egipto, Colombia, Filipinas y Estados Unidos. Ningún europeo entre los nuevos purpurados, y solo uno residente en el Vaticano, con lo que se da así un claro ejemplo de universalidad dentro de la Iglesia católica. Todos arzobispos que saben bien qué pasa en sus diócesis, qué necesitan sus fieles.

Más allá de la valía que estos seis nuevos purpurados han demostrado tanto intelectual como personalmente, este 'mini' consistorio pretende equilibrar el porcentaje que cada continente tiene dentro del colegio cardenalicio.

Y es que en los cinco consistorios que Benedicto XVI ha convocado, el Papa ha nombrado a un total de 90 cardenales, de los que 26 son italianos, lo que equivale a casi un tercio de los nombrados por el actual Papa. Sin embargo, aunque no de una manera tan fuerte como la presencia italiana, España ha estado presente en todos los consistorios que Benedicto XVI ha convocado, a excepción de este último en el que no hay ningún europeo.

El primer nombramiento de cardenales de Benedicto XVI fue en marzo de 2006, casi un año después de haber sido elegido Papa, en él nombró cardenal a Antonio Cañizares, que pasaría a ocupar el puesto de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los sacramentos, un cargo que al Benedicto XVI tiene especial interés y cuidado.

En noviembre de 2007, Urbano Navarrete, Martinez Sistach y García Gasco fueron los tres nuevos purpurados españoles de entre los 23 neo cardenales y de los que desis eran italianos. En noviembre de 2010, creó 24 nuevos príncipes de la Iglesia, de los que tan sólo uno, Jose Manuel Estepa Llaurens era de España, mientras que diez provenían de Italia y por último, en la ceremonia de febrero de este año de los 22 cardenales nombró al español Santos Abril, además de Arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor. Al igual que hará ahora con monseñor James Harvey, que de la Prefectura de la Casa pontificia pasará a ocupar la basílica de San Pablo Extramuros. El nombramiento de Bechara Butros Rai, patriarca de los maronitas del Líbano y Baselios Cleemis Thottunkal, arzobispo mayor de los Siro-Malabareses, de la India, demuestra el interés que Benedicto XVI tiene de que también estos ritos que están en comunión con Roma tengan una representación dentro del Colegio Cardenalicio y sobre todo, su voz y su voto en un eventual cónclave. Al igual que con la llegada de John Olorunfermi Onaiyekan, Rubén Salazar y Luis Antonio Tagle que aportarán la visión de campo y la propia experiencia de ser católico en su país.

@blancaruizanton

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable