Religión Confidencial

El Vaticano un mes después del arresto de Paolo Gabriele

Se cumple un mes del arresto de Paolo Gabriele. Una bomba informativa que se mantuvo en secreto dos días, hasta que explotó en los medios de comunicación de todo el mundo.

Y es que con el arresto de Gabriele se ponía cara al 'cuervo' que desde enero traía de cabeza al Vaticano. Una traición que se había tejido poco a poco y con una increíble frialdad. Desde ese 25 de mayo se ha conocido cada detalle de la investigación, pero a pesar de ello se sabe muy poco porque ahora cuidan con precisión de cirujano lo que dicen y cómo lo dicen a la prensa.

Paolo Gabriele cumple 30 días retenido en una de las tres celdas de la Gendarmería del Vaticano, una habitación de cuatro metros cuadrados que, como única decoración tiene un crucifijo. Gabriele asiste todos los domingos a misa acompañado por su familia y escoltado por oficiales en una capillita dentro de la Ciudad del Vaticano. Los interrogatorios comenzaron pero no se ha sabido nada al respecto. No se llevan un ritmo constante por lo que da la impresión de que aún queda cuervo para rato.

La comisión de investigación compuesta por los incorruptibles cardenales Herranz, Tomko y Di Giorgi se reunió la pasada semana con Benedicto XVI. Como esta comisión constituyó el Papa, sólo tienen que rendir cuentas ante él. Y precisamente eso hicieron el sábado 16 de junio, levantando las expectativas de arrestos inminentes, que por ahora no se han dado, o quizás no han trascendido a los medios. Del encuentro sabe poco, porque ahora más que nunca se cuidan de blindar la información que sale fuera de los muros vaticanos. 23 personas de todos los niveles del Vaticano han sido interrogadas hasta ahora en relación con esta filtración de documentos. Sin embargo, Lombardi asegura que haber sido interrogado por la comisión no significa estar bajo su investigación. Pero haciendo caso al refranero, "si el río suena, agua lleva".

Desde que el 26 de enero el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, enviara un comunicado -el primero de tantos- condenando la fuga de documentos que se mostraron en el programa de televisión italiana que dirige Gianluigi Nuzzi y que después se materializaron, a una velocidad vertiginosa, en el libro 'Su Santidad: Las cartas secretas de Benedicto XVI" los sobresaltos que el cuervo ha causado al Vaticano han sido casi semanales. Y los eventos se suceden con una rapidez inesperada. Ahora Lombardi convoca a los periodistas más de una vez a la semana para actualizarlos sobre la situación del caso y sobre todo, sacando balones fuera de lo que lee en la prensa, especialmente en la italiana.

Ante esta 'estrategia comunicativa' no es de extrañar que el número dos del Vaticano, el Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, culpe en gran medida a los medios de comunicación. Pero lo que quizás no se de cuenta es que culpando a la prensa sólo echa más leña al fuego que caldea aún más si cabe a los que después hablarán con más o menos piedad literaria sobre el escándalo Vatileaks y las luchas de poder en el interno del Estado Vaticano.

De cualquier manera, y tras seis meses de idas y venidas, de intrigas y de cuervos que pueden levantar más o menos curiosidad al respecto, no hay que olvidar que el principal perjudicado de todo esto es Benedicto XVI que a sus 85 años asegura no tener miedo, asegura que "nunca he dejado de tener la certeza de que, a pesar de las debilidades humanas, de la dificultad y de la prueba, la Iglesia está guiada por el Espíritu Santo y el Señor nunca dejará de prestarnos la ayuda para sostenerla en su camino". Así no hay Vatileaks que se le ponga por delante.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?