Religión Confidencial

La diócesis de Segorbe-Castelló inicia un plan para exhumar y beatificar a 265 compañeros mártires de la Guerra Civil

El primer paso lo ha dado en Onda la Delegación Diocesana para la Causa de los Santos, con la colaboración de la parroquia de la Asunción, al finalizar ya la identificación de los restos mortales de 32 hombres que fueron asesinados durante la persecución religiosa de 1936 para proceder a su beatificación.

La Causa de Beatificación de los mártires diocesanos se inició hace más de veinte años y hace ahora diez años se presentó a la Sagrada Congregación de la Causa de los Santos en Roma, que la acogió favorablemente, por lo que a los candidatos a la beatificación se les concedió el título de Siervos de Dios.

La Delegación Diocesana para la Causa de los Santos es la encargada de llevar a término un estudio recopilando los testimonios necesarios para la comprobación de la vida virtuosa, así como del martirio de los Siervos de Dios.

Por otra parte, el obispo de la Diócesis, Casimiro López Llorente, dio el pasado mes de noviembre un impulso importante en el proceso de beatificación de los Siervos de Dios, al promulgar el decreto para la constitución del Tribunal Diocesano que tenía que realizar la exhumación y reconocimiento de los restos mortales de los futuros beatos en toda la diócesis. Este tribunal ha actuado en Onda durante el pasado mes de enero, siendo uno de los primeros lugares en los que ha actuado tras ser erigido.

Ahora su actividad se realizará en otras parroquias y municipios como Castelló, l'Alcora, o Vila-real. La mayoría de los siervos de Dios fueron asesinados el 11 de septiembre de 1936, en el llamado fusilamiento de Betxí y junto con el resto de los Siervos de Dios "murieron violentamente por su fe y perdonando", requisitos que la Iglesia descubre en sus mártires para considerarlos como tales, según explicó el párroco de la Asunción.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?