Religión Confidencial

Policía vietnamita cerca un convento de Redentoristas

En los últimos años el gobierno vietnamita ha expropiado diferentes propiedades de la Iglesia católica. En septiembre de 2008 la policia atacó con violencia a los fieles católicos que se oponían a que el edificio que históricamente pertenecía a la nunciatura apostólica, y que fue expropiado con la llegada del régimen comunista, se convirtiese en una discoteca. Muchos de los manifestantes fueron heridos y el edificio destrozado.

La historia se repite ahora, pero esta vez el blanco es el convento redentorista Thai Ha en Hanoi. Un convento que el Estado reclama como propiedad pública pero que pertenece a los padres Redentoristas desde 1928. Después de varias expropiaciones el terreno ha pasado de 61.500 metros cuadrados a 2.700, pero el gobierno ahora quiere su totalidad. Entre 2008 y 2009, intentaron hacerse con la propiedad pero miles de fieles lo impidieron y 8 de ellos fueron juzgados y condenados por desórdenes públicos.

Según publica la agencia Asianews, en los últimos días la situación ha empeorado. El 3 de noviembre cientos de policías y militares acompañados de un equipo de la televisión pública atacaron el convento insultando a los redentoristas con megáfonos. El ataque fue interrumpido por miles de fieles que escuchando las campanas de la iglesia acudieron en masa para defender a los religiosos.

La policía no se ha dado por vencida y en las últimas horas la tensión ha aumentado. Más de 100 agentes están rodeando el edificio y los refuerzos siguen llegando. Han blindado toda el área que rodea el convento y los padres redentoristas esperan un ataque como el de septiembre de 2008 a la antigua nunciatura.

Estos ataques por parte del gobierno complican mucho las relaciones entre la Santa Sede y Vietnam. En enero de este año el arzobispo italiano Leopoldo Gireli fue nombrado representante vaticano no residente en Vietnam. Se consideraba el primer paso para el reestablecimiento de plenas relaciones diplomáticas entre ambos países. Después de la ruptura de relaciones en 1975, la Santa Sede siempre ha considerado fundamental reestablecer relaciones con el cuarto país asiático con más católicos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?