Religión Confidencial

Los seguidores del rito extraordinario de la Misa peregrinan a Roma para conmemorar el quinto aniversario del Motu Proprio Summorum Pontificum y agradecérselo al Papa

Justo cuando las conversaciones con los lefebvristas parecen entrar en punto muerto, el sector tradicional en plena comunión con la Iglesia acude a Roma en peregrinación para celebrar el quinto aniversario de la Carta Apostólica bajo la forma del Motu Proprio que ofrece mayores facilidades para uso del rito extraordinario de la Misa, el más habitual antes del Concilio Vaticano II.

La organización del evento corre a cargo del Coetus Internationalis Summorum Pontificum, un conglomerado de asociaciones y movimientos que apoyan la Forma Extraordinaria del Rito Romano. En los cuatro días que dura la visita a la "ciudad eterna", se combinan los actos puramente religiosos -rezo del Rosario y vísperas- con una mesa redonda acerca del Motu Propio.

Esta visita reviste un carácter especial de amor filial al Santo Padre y de presentación de los frutos que el Motu Proprio ha propiciado en esta corriente. Ante las duras negociaciones que continúan con la Fraternidad San Pío X, otra buena parte del sector tradicional muestra su fidelidad a la Santa Sede.

La jerarquía de la Iglesia ha estado muy presente en la peregrinación. No en vano, las dos Eucaristías centrales han dsido celebradas por altos cargos de la Curia, ambas por el rito normalmente empleado por los peregrinos. El cardenal Siacca, secretario de Gobernación de Estado de la Ciudad del Vaticano, ha presidido la del día 2 en la iglesia de la Santisima Trinitá dei Pellegrini y el cardenal Cañizares, prefecto para la Congregación del Culto Divino, hizo lo propio el día 3 en la Basílica de San Pedro. Precisamente en esta última celebración estaba presente monseñor Di Noia, vicepresidente de la Comisión Ecclesia Dei, bajo la cual se agrupan todas las organizaciones que usan este rito.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable