Religión Confidencial

El obispo de Huelva ya avisó de que retirar la alimentación a Ramona Estévez, enferma en coma, era un acto de eutanasia

"Es un acto de eutanasia, morirá de hambre y de sed", avisó el obispo de Huelva cuando supo que iban a privar de alimentación a Ramona Estévez, enferma en coma. "Toda acción dirigida a interrumpir la alimentación o la hidratación constituye un acto de eutanasia, en el que la muerte se produce no por la enfermedad, sino por la sed y el hambre provocada". Así, haciendo referencia a lo que el Magisterio de la Iglesia dice sobre el debido respeto a la dignidad y a la vida, se ha quejado José Vilaplana Blasco, obispo de Huelva, de un "acto de eutanasia que se ha producido en su diócesis". La muerte buscada o inducida, como tantas veces ha repetido Benedicto XVI, no es la respuesta al drama del sufrimiento.

Zenón de Elea

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?