Religión Confidencial

Cardenal Cañizares: "Sin liturgia no hay renovación"

Ha sido la conferencia de clausura del ciclo que la embajada de España ante el Vaticano dedicaba a los 50 anos del Concilio Vaticano II y a la que uno de los purpurados más importantes de España en Roma, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de los Sacramentos, ha puesto el broche de oro.

Bajo el título "La liturgia católica desde el Vaticano II. Continuidad y evolución", el cardenal Antonio Cañizares habló sobre uno de los temas con mayor repercusión que se dieron hace 50 años y que todavía hoy siguen siendo actuales. Algunos cambios que los grupos tradicionalistas como los lefebvrianos no aceptaron y que han dado lugar a escisiones de la Iglesia católica. Sin embargo, el cardenal Cañizares asegura que: "Incluso los que siguen la hermandad Sacerdotal San Pío X, fundada por monseñor Lefebvre, cuando participan en la Eucaristía bien celebrada, dicen que si esto fuera así en todas partes no habría necesidad de lo que ha ocurrido y nos ha producido esta separación con la Iglesia católica".

Y es que precisamente el documento sobre la liturgia 'Sacrosantum Concilium' fue de los primeros 'resultados' que se dieron tras el cierre del Concilio y que, según explicó el prefecto para la Doctrina de los Sacramentos: "En el Vaticano II, más que los cambios, es la visión que nos ofrece de la liturgia en continuación con toda la tradición de la Iglesia y la reflexión teológica que hace sobre la liturgia. Los cambios son consecuencias de ésta reflexión teológica dentro de la tradición eclesial y además continuando con todo el movimiento que había comenzado en el siglo XIX en Francia con el padre Prosper Guéranguer", inspirador del movimiento francés de restauración litúrgica.

"Diría que no hay futuro para la Iglesia y para la humanidad sino hay una renovación del sentido litúrgico y una participación en la verdad de la celebración litúrgica. – Y continúa Cañizares- La reforma más urgente es la formación litúrgica. Hay una falta de ésta muy fuerte y eso se nota. Donde los pastores tienen una buena formación litúrgica la vida y la vitalidad de las comunidades es mucho más fuerte".

Una renovación en la liturgia que 50 años después del inicio del Concilio aún no ha hecho más que empezar y que según el cardenal Cañizares es absolutamente necesaria para estos tiempos de Nueva evangelización.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?