Religión Confidencial

Álvaro Corcuera, director de los Legionarios de Cristo, ha sido hospitalizado a causa de un tumor cerebral

Álvaro Corcuera, director de los Legionarios de Cristo, se encuentra hospitalizado desde el domingo pasado en Estados Unidos debido a una protuberancia cerebral por la que podría ser operado.

Según fuentes de los Legionarios de Cristo, fue ingresado a un hospital de Hartford, Connecticut, donde los médicos le descubrieron "una masa anormal en su cerebro y están ahora evaluando la situación para determinar con mayor certeza de qué se trata y qué tipo de tratamiento se tendrá que seguir".

En el escrito, que dan a conocer y envían a todos los integrantes del Regnum Christi, se advierte que "el padre tendrá que ser operado pronto". También detallan que Álvaro Corcuera había pasado los días de Navidad con la comunidad de Cheshire, Estados Unidos, y que "tenía pensado visitar otras comunidades de ese país, pero desde hace unas semanas ha venido padeciendo fuertes dolores de cabeza que lo obligaron a cambiar sus planes".

Cabe recordar que el pasado 9 de octubre el padre Alvaro Corcuera, a través de una carta enviada al delegado Pontificio cardenal, Velasio de Paolis, solicitó un tiempo de descanso porque "no contaba con la salud necesaria para enfrentar de manera responsable las exigencias del gobierno general". En la información enviada a los miembros del Regnum Christi, se recuerda que "se pensaba entonces que los problemas de salud eran consecuencia de estos años especialmente marcados por situaciones difíciles, tensiones y sufrimiento".

Al aceptar De Paolis, la petición del mexicano Álvaro Corcuera, explicó en una carta que no se trataba de una dimisión, ni del nombramiento de un director general sustituto, sino una especie de año sabático o tiempo de descanso solicitado y concedido; sin embargo, permanecería en su cargo como director general "pero cesa en sus funciones hasta que se sea convocado el próximo Capítulo general" de la congregación a finales del 2013 o principios del 2014.

En sus funciones Álvaro Corcuera fue sustituido por el vicario general, sacerdote alemán Sylvester Heereman, de 37 años.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable