Otras Religiones

Illa y Simón "recomendaron" suspender el Congreso Evangélico. Así sucedieron los hechos

La Federación de Entidades Evangélicas explica a RC los argumentos de la primera reunión del 5 de marzo: evento multitudinario internacional en lugar cerrado

Representantes evangélicos con Illa, Simón y Ruiz Escudero.
photo_cameraRepresentantes evangélicos con Illa, Simón y Ruiz Escudero.

El gran debate de ayer en la opinión pública: el ministro de Sanidad, Salvador Illa y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Fernando Simón, prohibieron el 5 de marzo un Congreso de entidades de confesiones evangélicas que se iba a celebrar el 19 y 21 de marzo en la Caja Mágica de Madrid. Concretamente el IX Congreso Mundial de Asambleas de Dios 2020. 

La pregunta concreta  que le han hecho a Simón en rueda de prensa era por qué se prohibieron algunos eventos masivos y otros no. La respuesta del director de CCAES ha sido que el congreso religioso se enmarcaba en los actos que se estaban desaconsejando en esas fechas (a principios de marzo): porque iba a reunir a personas de 120 países algunos con fuerte incidencia de contagio, en un lugar cerrado y porque además, miembros de la Iglesia Evangélica de Torrejón de Ardoz (Madrid) habían resultado contagiados, uno de los primeros focos de la Comunidad de Madrid. 

Reunión el 5 de marzo 

Jorge Fernández, responsable de Comunicación de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) ha explicado a Religión Confidencial, la cronología de los hechos. 

"El 5 de marzo mantuvimos una reunión (como se aprecia en la imagen) con Illa, Simón y Ruiz Escudero (consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid). No fue una prohibición porque el Gobierno no había decretado todavía el estado de alarma, pero sí nos argumentaron los riesgos que se barajaban en el ministerio de Sanidad para recomendar la suspensión de eventos multitudinarios, con personas de otros países y en lugares cerrados", explica Fernández a RC, quien estuvo presente en dicha reunión. 

Se desprende de su declaración que el Congreso de Vox y las manifestaciones del 8-M estaban fuera de esos supuestos. "Nosotros no vamos a hacer valoraciones al respecto ni vamos a entrar en polémica. El tono del ministro y de Simón fue cordial. Sin embargo, el presidente de dicho Congreso, el pastor Juan Carlos Escobar solicitó al ministro una carta para justificar a las miles de personas que iban a acudir, por qué se suspendía UNLIMITED 2020". 

La carta de la Dirección General de Salud Pública 

Al día siguiente 6 de marzo, recibieron una carta (aquí) firmada por Pilar Aparicio, directora de la Dirección General de Salud Pública, en la que se "recomienda" aplazar o suspender eventos multitudinarios con alta presencia de "personas procedentes de cualquier zona del mundo en la que se ha constatado la transmisión del virus". 

Ese mismo 6 de marzo, la revista Actualidad Evangélica detalla el contenido de dicha reunión entre las autoridades sanitarias y los representantes de las confesiones evangélicas.

Fernando Simón explicó las razones objetivas por las que las iglesias evangélicas constituyen uno de los grupos de interés en el análisis y seguimiento de los contagios que, no siendo exclusivos de este colectivo -movilidad de los fieles dentro de España, viajes al extranjero para asistir a congresos, frecuencia y tamaño de las reuniones, etc.-, podrían estar detrás de algunos agrupamientos de casos detectados hasta la fecha. 

En la rueda de prensa del 7 de marzo, Simón agradeció a "este grupo religioso", por el esfuerzo realizado. En ese momento, la comunidad evangélica acató, como no podía ser de otra manera, las medidas tomadas por el Gobierno en el estado de alarma. 

Suspensión del Congreso 

El sábado 7 de marzo, el presidente de las Asambleas de Dios de España (FADE) y coordinador general del Comité Organizador del IX Congreso Mundial UNLIMITED 2020, Juan Carlos Escobar, anunciaba oficialmente la suspensión de este gran evento a tan solo un par de semanas de su celebración, con la presencia de unos 8.000 participantes y en cuya preparación "se habían invertido dos años de trabajo, un enorme esfuerzo humano y económico, con gran ilusión". 

A pesar de que no era una prohibición, Escobar escribió una carta a los congresistas en la que subraya que "el Gobierno de España, mediante el Ministerio de Sanidad, nos ha trasladado la noticia de que el Congreso no puede ser celebrado en las fechas previstas por razón del avance de contagio del Covid-19". 

Se celebrará en marzo de 2021

Asumir la decisión de suspender el Congreso Mundial UNLIMITED 2020 fue "una respuesta de responsabilidad", señaló en aquel momento el pastor Escobar.  “Escuchar a Fernando Simón, solicitarnos este sentido de responsabilidad, ayudó a entender la difícil situación a la que nos enfrentamos y lo irresponsable que hubiese sido no acatar la recomendación del representante del Gobierno”, reiteró el pastor evangélico el pasado 7 de marzo. 

"Se ha perdido mucho dinero. Se ha procedido a varias negociaciones con hoteles y demás proveedores. El Congreso que consistirá en conferencias, cultura, música y oración, se celebrará en marzo de 2021. Hicimos un acto de responsabilidad suspendiendo el Congreso", explica Jorge Fernández a RC. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes