Otras Religiones

Iglesia ortodoxa rusa, preocupada porque muchos rusos se niegan a vacunarse contra el Covid-19 por motivos religiosos

Los negacionistas rusos sospechan que el coronavirus y las vacunas para erradicarlo no son más que un medio para controlar a las personas

Vladímir Putin junto a líderes ortodoxos rusos.
photo_camera Vladímir Putin junto a líderes ortodoxos rusos.

Muchos rusos se niegan a vacunarse contra el Covid-19 por motivos religiosos. Un dato clamoroso, mientras el país se ve afectado por una nueva ola de contagios, tal como explicaba a finales de junio Vladimir Rozanskij en Asia News.

Desde que estalló la pandemia, el llamado “negacionismo” ha sido un problema en Rusia. Debido a la resistencia a la vacunación masiva, las autoridades decidieron promulgar decretos que establecen la obligatoriedad de la inmunización para varias categorías de personas, informa la Red Iberoamericana de Estudios sobre las Sectas. 

Negativa de monjes a vacunarse 

Los negacionistas rusos sospechan que el coronavirus y las vacunas para erradicarlo no son más que un medio para controlar a las personas. 

Entre los que apoyan esta idea, se encuentran más de 200 monjes del gran monasterio patriarcal ("stavropighiale") de las islas Valaam, en Carelia, en el extremo norte de la Rusia europea. Se trata de uno de los santuarios más importantes de la ortodoxia rusa, y la negativa de los monjes a vacunarse impacta en el comportamiento de muchos otros religiosos y fieles de la Iglesia rusa, que critican fuertemente estos tratamientos sanitarios, informa Asia News. 

Para obligar a los monjes a vacunarse, el administrador patriarcal Savva (Titunov), obispo de Zelenograd, emitió un decreto especial el primero de julio. El texto establecía que los monjes que se negaran a vacunarse serían inmediatamente expulsados del monasterio, reducidos al estado laical y privados de cualquier forma de sustento.

Amenaza de expulsión 

Las autoridades ortodoxas citaron a los monjes el día 3 de julio para la vacunación obligatoria. La imposición provocó una fuerte reacción de la comunidad, y nadie se presentó a la cita. Ese mismo día, Savva tuvo que emitir un comunicado -que fue difundido en los medios- por el que se suspendía la obligación y amenaza de expulsión. 

El higumeno Pankratij (Zerdev), obispo de Troitsky, quiso dar un buen ejemplo. Fue uno de los primeros en vacunarse con la Sputnik V. Ahora recibirá un refuerzo, tras haber enfermado con la variante india (Delta) de Covid, y permanecer en tratamiento en un hospital de Moscú. Pankratij había presionado para que se obligara a los monjes a vacunarse: ahora el patriarcado intenta mediar para evitar rebeliones difíciles de controlar. 

Propaganda anti-vacunas 

El director del laboratorio de “destructología” de la Universidad de Moscú, Roman Silantev, en una entrevista al portal Interfax-Religija habló precisamente de las raíces religiosas de la propaganda anti-vacunas, que hace furor en las redes sociales rusas. La destructología es una rama de la investigación nacida en Rusia en los últimos años: estudia el comportamiento “destructivo”, distintivo del radicalismo y el fanatismo de distinto tipo.

Silantev cuenta que acaba de terminar un libro junto a su colega Jurij Ragozin, de Novosibirsk, titulado Sectas paraortodoxas, en el que analiza las distintas mitologías de los grupos religiosos que proliferan incluso dentro de la Iglesia ortodoxa rusa. Por ejemplo, en el campo de la medicina están los disidentes anti-Sida, que no creen en la existencia de este virus; algunos incluso niegan el cáncer, y proponen curarlo con agua y bebidas gaseosas.

Negacionistas 

Una de las negaciones más extendidas en Rusia, y en muchas otras partes del mundo, es el rechazo a cualquier tipo de vacuna. Entre los ortodoxos, los más fervientes anti-vacunas son los llamados urkabožniki (“extra divinos”), los seguidores de un antiguo policía, Nikolaj Romanov, que se volvió popular durante la pandemia del Covid. Entre sus simpatizantes figura el poderosísimo archimandrita Sergii de los Urales.

Romanov está en prisión. Fue reducido al estado laical y su comunidad se ha dispersado, empezando por el numeroso grupo de monjas de su monasterio. Sin embargo, el movimiento sigue siendo muy influyente en toda Rusia.

El mito de los seguidores de Romanov no es original. Se basa en teorías conspirativas de poderes oscuros que quieren controlar la voluntad de la gente, hasta el punto de obligarla a ser parte de un “campo de concentración electrónico” a través de microchips insertados en las vacunas.

Según Silantev, la masa de fieles ortodoxos no tiene nada que ver con estas teorías radicales, que más bien son compartidas en otros círculos, desde los musulmanes wahabíes hasta los ateos militantes y otras sectas político-religiosas.

Escasa formación espiritual y cultural

Muchas de estas mitologías tienen su origen en Occidente y se extienden sin control a todas las latitudes. Su agresividad también deja una fuerte huella en la mentalidad de la gente corriente. Entre los creyentes provoca cierta debilidad en las convicciones de fe (entre otras cosas por la escasa formación espiritual y cultural típica de la religiosidad rusa surgida del ateísmo del periodo soviético).

Es por ello que el patriarcado de Moscú intenta abrir nuevos frentes para contrarrestar la propaganda sectaria y “mitológica”, apelando también a los científicos laicos. Se abrirán tres nuevos centros de asesoramiento en el ámbito de la teología y las ciencias profanas, bajo la dirección de un Consejo de Coordinación del Patriarcado, al que se invitará a participar a varios expertos en las distintas ramas de las ciencias, incluida la medicina.

La iniciativa ha sido presentada por el metropolita Ilarión Alfeev, jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado y director del Instituto Patriarcal de Alta Especialización “Cirilo y Metodio”.

Fanatismo 

El Comité fomentará la investigación científica y teológica desde una perspectiva ortodoxa, en cooperación con instituciones académicas y organismos estatales. La simple represión de los fieles de una secta, como en el caso de Romanov, podría surtir efectos contrarios a lo esperado.

La Iglesia ortodoxa siente la necesidad de profundizar en la corrección y orientación de una visión de la fe purificada de todo fanatismo, para afrontar sin sombras los grandes retos de la realidad y de la sociedad contemporánea.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes