Otras Religiones

El “Crislam” no existe. El juez Mahmud Salam desenmascara las fake news sobre el Documento de Abu Dhabi

La fusión de las diferentes confesiones en una “Religión Mundial Unificada” deben ser rechazadas como “falsas narrativas”, manipulando los datos de la realidad

Firma del documento.
photo_camera Firma del documento en Abu Dhabi.

Las campañas alimentadas en Occidente y en los países árabes para hacer creer que el Documento sobre la Fraternidad Humana, firmado en Abu Dhabi por el Papa Francisco, y el Gran Imán de al Azhar tendría como objetivo la fusión de las diferentes confesiones en una “Religión Mundial Unificada” deben ser rechazadas como “falsas narrativas” construidas manipulando los datos de la realidad. Así lo ha afirmado claramente Mohamed Mahmoud Abdel Salam, juez del Consejo de Estado egipcio, en un argumentado discurso publicado también en árabe en el sitio web abouna.org.

El juez Mahmud Salam escribe con pleno conocimiento de causa: como asesor del jeque Ahmed al Tayyeb, Gran Imán de al Azhar, participó personalmente -junto con el sacerdote egipcio Yoannis Lahzi Gaid, en aquel momento secretario personal del Pontífice- en el proceso de redacción del Documento sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común firmado por el Gran Imán y el Papa Francisco en Abu Dhabi el 4 de febrero de 2019. En agosto de 2019, Mahmud Salam se convirtió en secretario del Comité Superior para la Fraternidad Humana, un organismo creado para promover iniciativas inspiradas en el contenido del Documento de Abu Dhabi, informa la agencia Fides. 

Zonas de intolerancia 

En su discurso, el juez egipcio -que también ha contribuido a la elaboración de leyes para contrarrestar la violencia y los abusos cometidos en nombre de la religión- resume el contexto en el que maduró el Documento de Abu Dhabi y las razones que llevaron a su publicación.

Durante décadas - señala Mahmud Salam -, los medios de comunicación occidentales han presentado a Oriente en general, y al mundo árabe en particular, como zonas infestadas de intolerancia y persecución religiosa. Durante mucho tiempo, en esas regiones, las agendas políticas de las potencias en conflicto han pretendido explotar la religión para perseguir sus propios designios.

Los argumentos religiosos han sido explotados por diversos proyectos de hegemonía y dominación para justificar asesinatos, deportaciones y expropiaciones ilegales de tierras. Y a pesar de todo esto, incluso en las regiones de Oriente Medio en muchas fases de la historia “han prevalecido la tolerancia y la convivencia”.

Crear una nueva religión 

El Documento de Abu Dhabi fue concebido como un llamamiento a la paz y la convivencia “dirigido a todos los seres humanos, creyentes y no creyentes por igual”. Sin embargo, recientemente se ha desarrollado “una falsa narrativa” en torno a esta iniciativa, denigrándola y presentándola como un intento de crear “una nueva religión, llamada 'religión abrahámica'”.

Esta pseudo-narrativa, alimentada por círculos que operan tanto en Occidente como en Oriente Medio, toma como objetivo y pretexto para sus campañas sobre todo la “Casa de la Familia Abrahámica”, un complejo interreligioso que se está construyendo en Abu Dhabi bajo la inspiración del Comité para la Fraternidad Humana, que verá alzarse una iglesia, una mezquita, una sinagoga y un centro cultural en el mismo lugar.

“Algunos sitios web y medios de comunicación social”, explica Mahmud Salam en su declaración, “han rechazado este proyecto con la falsa afirmación de que la iniciativa es un intento de unificar todas las religiones abrahámicas y promover una 'religión mundial unida'”.

El juez egipcio también comenta la expresión “Crislam”, utilizada en las campañas de manipulación de los medios de comunicación para jactarse de los supuestos planes de "fusionar" el cristianismo y el islam en un único credo.

Para desmentir las falsas narraciones publicadas en la web -señala Mahmud Salam- bastaría con mirar con un mínimo de atención el propio proyecto de la "Casa de la Familia Abrahámica" que se está construyendo. De hecho, se descubriría que los tres lugares de culto -mezquita, iglesia y sinagoga- se construirán en tres edificios distintos, y cada uno de ellos expresará claramente su vínculo con la respectiva comunidad de fe.

Ritos y liturgias distintos 

En los tres edificios se celebrarán ritos y liturgias de acuerdo con sus respectivas tradiciones, como ha sucedido durante siglos en muchas ciudades de Oriente Medio, donde las iglesias, sinagogas y mezquitas suelen estar situadas unas junto a otras en el mismo terreno.

Las diferentes tradiciones religiosas -continúa el juez egipcio- suelen compartir las mismas aspiraciones de paz y justicia, y sin duda la Casa de la Familia Abrahámica -que en su nombre hace referencia al vínculo que une a judíos, cristianos y musulmanes con el patriarca Abraham, padre de todos los creyentes- será sin duda una muestra de este compartir. Esto no quita la especificidad y la riqueza de las tradiciones de cada comunidad de creyentes

Religión abrahámica

El pasado 8 de noviembre, en el décimo aniversario de la fundación de la Casa de la familia Egipcia (organismo de enlace interreligioso creado hace unos años para prevenir o mitigar los conflictos sectarios), el propio jeque Ahmed al Tayyeb advirtió contra quienes propagan una falsa imagen de hermandad entre religiones, según la cual el judaísmo, el cristianismo y el islam no son más que corrientes de una única religión "abrahámica", poniendo de manifiesto la violenta pretensión que se esconde en cualquier intento teórico de unir a todos los hombres en una única afiliación religiosa.

Recientemente, como también atestigua la Agencia Fides, el Patriarca copto ortodoxo Tawadros II también se ha distanciado de las fórmulas y teorías que tienden a prefigurar la existencia de una hipotética "religión abrahámica", en la que se fusionarían indistintamente el judaísmo, el cristianismo y el islam. “Esta idea”, dijo el Papa Tawadros, “es categóricamente inaceptable”. Representa una negación de las tres confesiones monoteístas y se teoriza y utiliza sólo en clave política, para borrar las características del judaísmo, el cristianismo y el islam.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?