Mundo

Vincent Lambert no estaba al final de la vida ni vegetativo. Suspender la nutrición le ha matado”, afirma médico y sacerdote francés

Bruno Cazin, vicario general de la diócesis de Lille explica que Lambert padecía una lesión cerebral severa y tenía derecho a ser hidratado

El francés Vincent Lambert.
photo_cameraEl francés Vincent Lambert.

Ayer jueves,11 de julio, el enfermero francés Vincent Lambert falleció nueve días después de que la Justicia francesa decidiera retirarle la hidratación y nutrición, tras una dura batalla que enfrentó a su mujer y hermanos, contra sus padres. Sus progenitores consideraban que su hijo de 42 años, tras sufrir un accidente de tráfico, padecía graves lesiones cerebrales pero no estaba en coma ni en fase terminal. 

El Papa Francisco y la Academia Pontificia para la Vida han calificado este hecho como una derrota para la humanidad y el Santo Padre, en un tweet,  ha pedido oraciones "por los enfermos que son abandonados hasta dejarlos morir. Una sociedad es humana si protege la vida, toda vida, desde el inicio hasta su fin natural, sin decidir quién es digno o no de vivir.  ¡Que los médicos ayuden la vida, no la quiten!”

Confusión sobre los términos  

Por su parte, Bruno Cazin, sacerdote y médico, vicario general de la diócesis de Lille y autor del libro Dios me dio una cita en el hospital (Bayard) ha explicado al detalle todo lo acontecido sobre Lambert en los últimos meses.  

Cazin considera que desde el accidente de Vincent Lambert "la cobertura mediática ha ocasionado abusos institucionales y ha generado una instrumentalización por parte de los partidarios o de los oponentes". El vicario afirma que ante una situación tan dolorosa, la meta de todos debe ser traer paz. 

En su opinión, la historia de Lambert "singular y compleja" ha generado mucha confusión sobre los términos utilizados. "Se ha dicho que Vincent Lambert estaba al final de su vida,  algo que es falso. Estaba en una situación de desventaja extrema: su conciencia era mínima, sus manifestaciones musculares y neurológicas, sus automatismos. Las personas que tienen estos síntomas se llaman personas con lesiones cerebrales". 

El tratamiento era alimentarle e hidratarle 

El experto explica también qué significa la noción de "tratamiento", utilizada para designar la nutrición y la hidratación. "En el caso de Vincent Lambert, este término se justificó desde un punto de vista médico porque este alimento administrado por sonda siempre necesita receta médica". 

Bruno Cazin argumenta que la interrupción de estos tratamientos está justificada como parte de un final de la vida, o en una situación de "obstinación irrazonable", debido al "sufrimiento insoportable".

"En mi opinión,  - dice el médico y sacerdote - ninguna de estas tres condiciones se cumplió para Vincent Lambert. Primero, no estaba al final de su vida. En segundo lugar, la hidratación y la nutrición fueron tratamientos simples que tenían por objeto la vida del paciente. Finalmente, Vincent Lambert no podía demostrar que estaba sufriendo. Por lo tanto, el cese de la alimentación aprobado por la Justicia se ha enmarcado en una zona gris de la ley Leonetti-Claeys". 

Respecto si al final, el hospital le ha aplicado la eutanasia, explica que Lambert no ha sido "sacrificado", puesto que la sedación se le administró de acuerdo con las leyes vigentes y no estaba destinada a matarle sino a aliviar el sufrimiento causado por la interrupción del tratamiento. 

Cuándo interrumpir el tratamiento 

Este médico y sacerdote se ha enfrentado a procedimientos de interrumpir el tratamiento en muchas ocasiones. 

"En el departamento de hematología del Hospital Universitario de Lille, donde trabajé durante 30 años, los procedimientos para interrumpir el tratamiento nunca han supuesto un problema ético. Mejor aún, han puesto fin a muchos excesos. Las personas afectadas estaban al final de su vida y en general, estaban conscientes de expresar su voluntad. He visto muchos momentos hermosos en medicina, acompañando a las personas que sufren. Una vez más, el caso de Vincent Lambert es único. Espero que Francia resista a una decisión liberal en favor de la eutanasia. Esto pondría en tela de juicio el mandato de cuidado y acompañamiento del médico", expone. 

Proceso médico supervisado 

Bruno Cazín asegura que el proceso médico en Francia está muy bien supervisado y también considera que la justicia es competente para regular casos particularmente delicados y que en el caso conflictivo de Vincent Lambert no se han cumplido las condiciones para tomar una decisión calmada. 

Asimismo, ha agradecido también las vigilas de oración para apoyar a Lambert y a su familia. "Apoyar espiritualmente a Vincent Lambert, a su familia, a sus seres queridos y cuidadores ha sido algo hermoso. La Iglesia ha sido muy cautelosa en sus declaraciones debido a la complejidad de la situación y al conflicto familiar. Los obispos evitaron el uso de términos que podrían usarse para otros propósitos de los que significaban. Al mismo tiempo, querían reiterar la necesidad de proteger a todas las personas vulnerables. Hicieron la siguiente pregunta en Francia, ¿alguien es capaz de proteger una vida débil durante años sin detenerla?" 

Para el médico y sacerdote, la actitud ética para atender a personas con lesiones cerebrales es, primero, considerarles como personas únicas en el mundo. "Tienen un pasado, una historia, una interioridad y una familia. Su dignidad no debe medirse en términos de su tasa de desempeño en la sociedad, sino porque pertenecen a la humanidad. Finalmente, respetarles es también preservar la dignidad de toda vida humana". 

 

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?