Mundo

Qué significa que los obispos belgas autoricen una oración para las parejas homosexuales comprometidas

El texto con oraciones litúrgicas no es equivalente a una bendición de boda. El Vaticano, de momento, no se pronuncia

Obispos de la Conferencia Episcopal Belga.
photo_camera Obispos de la Conferencia Episcopal Belga.

Algunos medios han titulado que los obispos belgas desafían al Vaticano al autorizar una "bendición" para las parejas gays y han calificado este hecho como una desobediencia al Santo Padre. Otros en cambio, han ido más allá y califican esta noticia como un hito y aplauden la decisión de la Conferencia Episcopal Belga de abrir la mano al matrimonio homosexual.

En cambio, la noticia se encamina más a que los obispos de Bélgica han propuesto rezar por las parejas homosexuales comprometidas por respeto a estas personas, aunque ciertamente en su documento: Las personas homosexual es están pastoralmente cerca – Por una Iglesia hospitalaria, que no excluye a nadie, no hablan nada de conversión ni castidad, sino que les animan a ser fieles en su amor y a ayudarse mutuamente. 

El documento esta firmado por los obispos flamencos que ncluye al cardenal Josef De Kesel de Malinas-Bruselas (presidente de la Conferencia Episcopal Belga) el obispo Johan Bonny de Amberes, el obispo Lodewijk Aerts de Brujas, el obispo Lode Van Hecke de Gante y el obispo Patrick Hoogmartens de Hasselt.

Punto de contacto entre homosexualidad y fe

Así, los obispos belgas han publicado este martes este documento con oraciones, lecturas y expresiones de compromiso para las parejas del mismo a pesar de una directriz del Vaticano de 2021 que prohíbe bendecir a las parejas homosexuales. Este fue el titular de Vatican News: No pueden bendecirse las uniones entre personas homosexuales. 

La Conferencia Episcopal de Bélgica lo explica así: "La Iglesia flamenca establece un punto de contacto entre 'Homosexualidad y fe'. El cardenal Jozef De Kesel y los obispos flamencos han articulado su misión en el documento: Las personas homosexuales están pastoralmente cerca – Por una Iglesia hospitalaria, que no excluye a nadie.

La operación se integra dentro del Servicio Interdiocesano de Pastoral Familiar de la Iglesia Católica Flamenca (IDGP). La coordinación está a cargo de Willy BombeekAdemás, cada diócesis designará a alguien para brindar la misma atención pastoral en el contexto de la pastoral familiar diocesana. Él o ella será el punto de contacto para esa diócesis.

De esta forma, los obispos flamencos quieren dar una respuesta concreta y sustancia al deseo de prestar una atención explícita a la situación de las personas homosexuales, sus padres y familiares en sus decisiones políticas. El Papa Francisco también lo ha expresado explícitamente en su documento sobre la Pastoral de las familias Amoris Laetitia (abril de 2016), traducido como La alegría del amor". 

En otra entrevista a Willy Bombeek que publica la web de los obispos belgas, este se declara también homosexual. 

No es equivalente a una bendición de boda 

 Según Angelus News, este documento deja claro que el texto con oraciones litúrgicas no es equivalente a una bendición de boda. 

"La oración debe realizarse con toda sencillez y debe quedar clara la diferencia entre eso y lo que la Iglesia entiende por matrimonio sacramental", dicen los obispo belgas en el documento. 

La muestra del "momento de oración" en el documento incluye una lectura bíblica y palabras de la pareja expresando su deseo de que Dios fortalezca su unión y los ayude a ser siempre fieles el uno al otro.

También incluía la posibilidad de una "oración de la comunidad" para que "la gracia de Dios obre en ellos para cuidar unos de otros y de la comunidad más amplia en la que viven" y terminaría con una bendición, aunque el documento no especificaba si era una bendición general para todos los presentes o una bendición de la pareja.

No es una bendición 

Sobre esta noticia, la oficina de prensa del Vaticano no ha hecho de momento comentarios cuando se le ha preguntado sobre la declaración de los obispos belgas. 

Por su parte, Tommy Scholtes, portavoz de la conferencia de obispos de Bélgica, negó que la propuesta equivalga a una bendición” y mucho menos a un matrimonio sacramental. Dijo que es parte de la decisión de los obispos belgas de crear personal de contacto en cada diócesis a cargo de la atención pastoral a los gays.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable