Mundo

Pidieron un alto al fuego entre Gobierno y las FARC

Se abre el proceso de paz en Colombia tras la petición de los líderes religiosos

El presidente de la Conferencia Episcopal colombiana ha manifestado optimismo: “Hay que volver a levantar el proceso para que el pueblo colombiano lo apoye y el país supere este momento”

Soldados pertenecientes al grupo armado las FARC
photo_camera Soldados pertenecientes al grupo armado las FARC

En una carta titulada “Las armas son el fracaso de la palabra”, los líderes religiosos de Colombia pedían al Gobierno y a los líderes de las FARC un alto al fuego. Éstos han rebajado las tensiones y comienza el proceso de paz. Firmada por 26 líderes de la iglesia católica, anglicana, luterana, presbiteriana, ortodoxa, evangélica y varias instituciones que trabajan por la reconciliación.

Para pedir la paz a los líderes del Gobierno de colombia y los de las FARC, los religiosos se ampararon en solidaridad a la población. Por esto expresaban su deseo de que avanzasen los diálogos entre las partes.

En la carta piden un alto al fuego y recuerdan la situación que ha vivido la población colombiana durante el conflicto. Se han perdido un vidas humanas y ha habido sufrimiento en comunidades locales. Estas razones les llevaron a pedir que se retomaran, con urgencia, las conversaciones para la paz, con el fin de restituir la justicia y la serenidad del país.

Tras esta carta, parece que las tensiones se han rebajado y así lo ha expresado el presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana y Arzobispo de Tunja: “El proceso de paz está vivo y no es cierto que se encuentre en su peor momento”.

El escrito menciona la situación de los cristianos: un sentimiento de dolor frente a las víctimas que dejan los enfrentamientos armados. Los damnificados de los conflictos de los últimos días, según los líderes religiosos, “se habrían podido evitar con un acuerdo bilateral para el alto al fuego”.

Para los pertenecientes al movimiento ‘World Council of Churches’, que han firmado  este escrito, el Gobierno colombiano podría haber hecho más y “debería cambiar su posición y aceptar el cese al fuego bilateral”.

Las críticas de esta organización también apuntan a las FARC, organización a la que acusan de no cumplir sus promesas de cese de conflictos.

Sin embargo, estos líderes recogen un tono de positividad en su carta ya que expresan “satisfacción y esperanza por los progresos” que se han alcanzado hasta ahora. Entre estos avances se encuentran las negociaciones de La Habana sobre el desarrollo agrícola global, la participación política y la lucha contra el narcotráfico. También mencionan la eliminación de las minas antipersona como razón de su contento.

El movimiento World Council of Churches se une al llamamiento de los Gobiernos de Cuba y Noruega para garantizar un cese de la hostilidad y que los acuerdos alcanzados hasta ahora puedan perdurar.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable