Mundo

Las cinco prioridades pastorales de Mons. José Gómez, primer presidente latino de los obispos norteamericanos

La Conferencia Episcopal de USA elige, entre diez candidatos, al arzobispo de Los Ángeles, mexicano, defensor de los inmigrantes e impulsor de la cultura de la vida

Mons. José Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, con mexicanos.
photo_cameraMons. José Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, con mexicanos.

En una votación histórica, los obispos estadounidenses han elegido al arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles como presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) en su Asamblea de Otoño en Baltimore el 12 de noviembre, convirtiéndolo en el primer latino en tener el más alto liderazgo en la Iglesia Católica Americana. Así informa Ángelus News, el periódico online de la archidiócesis de Los Ángeles. 

El prelado de 67 años y nacido en México, recibió un aplauso permanente de sus hermanos obispos después de que se anunciará que había recibido 176 votos de los 238 votos emitidos en la primera votación del martes por la mañana. El resto de votos se dispersaron en los otros nueve candidatos nominados en los últimos meses por los obispos. 

En otra ronda de votación, el arzobispo Allen H. Vigneron de Detroit fue elegido vicepresidente de la conferencia. Fue elegido en la tercera votación por 151-90 en una segunda vuelta contra Timothy P. Broglio, Arzobispo de los Servicios Militares, EE. UU.

El arzobispo Gómez sucede al presidente saliente, el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, quien termina su mandato de tres años. DiNardo y Gómez fueron elegidos presidente y vicepresidente, respectivamente, en la asamblea de los obispos de 2016.

En una entrevista con Ángelus, el arzobispo expresó su gratitud a sus hermanos obispos por la confianza que depositaron en él. 

"Es abrumador"

“Realmente es un momento de gracia para mí, y estoy extremadamente agradecido con mis hermanos obispos por pensar en mí para este puesto. Es un honor para mí servir a la Conferencia de Obispos y al pueblo de los Estados Unidos. Es abrumador, y al mismo tiempo siento que es un momento de gracia para mí ".

El arzobispo Gómez ha sido uno de los principales defensores de los derechos de los inmigrantes, y a menudo ha expresado su apoyo a los recién llegados, ya que enfrentan crecientes restricciones implementadas por el Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias federales. 

Advertencia a Trump 

Su elección se produjo el mismo día en que la Corte Suprema de los EE. UU escuchaba los testimonios sobre el destino del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), un evento por el cual el arzobispo pidió personalmente a los fieles en su arquidiócesis que rezaran .

En su columna semanal del Ángelus publicada el 11 de noviembre , el arzobispo Gómez pidió al Congreso y al presidente Trump que "asuman la responsabilidad y actúen ahora", y agregó que "todos deberían resistir la tentación de hacer de esto un tema de campaña".

Para dirigir la conferencia, cuya sede se encuentra en Washington DC, el presidente electo dice que dependerá en gran medida del asesoramiento y el apoyo de los colaboradores y el personal tanto en Los Ángeles como en la capital de la nación.

"Los obispos, los sacerdotes y también los fieles laicos que me ayudarán a tomar realmente las decisiones apropiadas para las necesidades de la iglesia en los Estados Unidos".

Unidos al Papa Francisco 

Gómez Insiste en que, a pesar de lo que algunos creen, los obispos de EE. UU se centran en seguir el ejemplo del Papa Francisco en este "momento de renovación y reforma" en la Iglesia Católica.

"Los obispos de los Estados Unidos están unidos con el papa Francisco", dijo el arzobispo Gómez a Ángelus. "La realidad es que la Iglesia de los Estados Unidos es una gran comunidad, y creo que lleva tiempo lograr que la gente entienda completamente de qué se trata la espiritualidad y el ministerio del Papa Francisco".

"Necesito encontrar una manera de no perder la sensación de que mi misión principal es ser pastor, tanto en la Arquidiócesis de Los Ángeles como en la USCCB", dijo a Angelus. “Eso es lo que Dios me pide que haga. No solo para ser un administrador, sino también para ser un pastor que trae la presencia de Cristo a la gente ".

Cinco prioridades 

El arzobispo Gómez ha escrito dos cartas pastorales como arzobispo de Los Ángeles: "Testigo del nuevo mundo de la fe" y "Para cosas más grandes naciste". En su carta pastoral inaugural, "Testigo del Nuevo Mundo de Fe", el Arzobispo Gómez estableció cinco prioridades pastorales para la familia de Dios en Los Ángeles, acompañado de una guía de estudio . 

Educación en la fe: Para el arzobispo, "el objetivo de nuestras escuelas católicas y programas de educación religiosa es ayudar a nuestra gente a conocer a Jesucristo y conocer el hermoso plan de Dios para nuestras vidas y para nuestro mundo. En nuestra cultura en este momento, quizás lo más valioso que la educación católica tiene para ofrecer es la "visión católica" de la vida". 

Promoviendo vocaciones: Dice Mons. Gómez en su carta pastoral: "Toda vida es un llamado, una vocación. No estaríamos aquí, no habríamos nacido, a menos que Dios nos llamara a la existencia. Dios nos llama a ser desde su corazón. Y él nos llama a ser por una razón. Jesús nos llama a cada uno por su nombre y nos llama a la conversión. Nos llama a vivir, no para nosotros mismos, sino para glorificar a Dios y servir a nuestros hermanos y hermanas". 

Fomentar la diversidad cultural y la identidad católica: Para el arzobispo de Los Ángeles "estamos llamados a romper todas las barreras que nos impiden amarnos unos a otros como hermanos y hermanas, ya sea por nuestro orgullo, racismo o miedo. No podemos quedarnos "atascados" en nuestras propias comunidades. No podemos vernos a nosotros mismos solo como "católicos filipinos" o "católicos hispanos" o católicos de esta o aquella comunidad. Nuestras identidades étnicas y culturales son importantes para quienes somos y para quién Dios quiere que seamos. Pero nuestra identidad en la fe nos llama a ser mucho más de lo que somos por sangre". 

Construyendo una cultura de la vida: "En Estados Unidos y en el extranjero, las personas de nuestra sociedad globalizada parecen tolerar una lista cada vez mayor de injusticias e indignidades. Por nombrar solo algunos: aborto generalizado; la eutanasia "tranquila" de los viejos y enfermos; políticas de control de la natalidad dirigidas a los pobres y "no aptos"; la discriminación racial; una brecha cada vez mayor entre pobres y ricos; contaminación del medio ambiente, especialmente en comunidades pobres y minoritarias; pornografía y drogadicción; la pena de muerte y las condiciones escandalosas en nuestras cárceles; la erosión de la libertad religiosa; Un sistema de inmigración roto que separa a las familias y deja una clase baja permanente que vive en las sombras de nuestra prosperidad", dice el presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos. 

Fortalecimiento de matrimonios y familias: Para José Gómez "existe una gran confusión sobre el significado del matrimonio y la familia y nuestras obligaciones con los niños en nuestra sociedad. El creciente secularismo de nuestra sociedad y el énfasis en el individualismo y el estilo de vida del consumidor hacen que sea más difícil para las personas asumir compromisos y formar relaciones duraderas. Cada vez más en nuestra cultura, la familia no se valora o se da por sentado. En la creación de Dios, hay algo único, algo hermoso y sagrado, en la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio. Su unión en el amor como marido y mujer crea una nueva vida, una nueva generación de sociedad humana. La Iglesia está llamada a proclamar estas verdades al mundo en toda su plenitud y en toda su belleza.

Biografía

Mons. José Gómez nació en Monterrey (México) el 26 de diciembre de 1951. Tiene tres hermanas mayores y una hermana menor.  El 15 de agosto de 1978 se ordenó sacerdote de la Prelatura del Opus Dei por el difunto cardenal Franz König, arzobispo emérito de Viena, en el Santuario de Torreciudad, España. Se doctoró en Teología por la Universidad de Navarra. De 1987 a 2000 ejerció el ministerio sacerdotal en la Parroquia Nuestra Señora de Gracia, Arquidiócesis de San Antonio, y también en la Parroquia St. Bartholomew en lo que entonces era la Diócesis de Galveston-Houston. El 26 de marzo de 2001, Juan Pablo II le ordenó obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Denver. Después fue nombrado arzobispo de San Antonio. El 6 de abril de 2010 fue nombrado coadjutor Arzobispo de Los Ángeles por el Papa Benedicto XVI y el 1 de marzo de 2011, arzobispo de Los Ángeles En 2016, fue elegido vicepresidente de la conferencia episcopal de los Estados Unidos. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?